Pampeana pidió por la despenalización del aborto

“Este es un momento histórico para el Congreso Nacional”, sostuvo ayer la médica pampeana Mónica Rodríguez en su exposición ante el plenario de comisiones del Senado de la Nación que analiza el proyecto de ley, ya con media sanción, para la despenalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. La profesional habló en nombre de las mujeres y personas gestantes que, alejadas de los centros de decisión, “demandan que supriman la inequidad, el dolor y la injusticia a las que fueron sometidas históricamente”.
Durante el día de ayer se desarrolló en el Senado de la Nación una nueva reunión del plenario de comisiones que está analizando el proyecto denominado IVE, por Interrupción Voluntaria del Embarazo, que llegó desde la Cámara de Diputados con media sanción. A medida que se avanza en estos encuentros, las posiciones empiezan a clarificarse. Los legisladores que están en contra de la ley se ubican a la derecha del estrado donde se encuentran las autoridades parlamentarias y los expositores; los que están más a favor, lo hacen a la izquierda.
Los tiempos legislativos indican que el 1 de agosto saldrían los dictámenes del plenario de comisiones, y el 8 se tratarían en el recinto. La percepción al día de ayer es que habría tres dictámenes y que el de mayoría lo haría con algunos cambios en el texto que llegó de Diputados, lo que obligaría a devolverlo a esa Cámara.

Opinión pampeana.
Una de las exponentes en la jornada de ayer fue la médica pampeana Mónica Rodríguez, quien lo hizo en nombre de la agrupación Mujeres por la Solidaridad y el Foro Pampeano por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Su presencia surgió a pedido de la senadora Norma Durango, que propuso al Foro para representar en el Congreso las voces de las mujeres pampeanas que luchan por el aborto. El Foro fue quien seleccionó a Rodríguez para la exposición.
Rodríguez inició su presentación contando la formación del Foro y lo realizado hasta el momento. Luego destacó alguno de los logros en nuestra provincia en la atención de las mujeres por parte del Sistema Público de Salud: “la formación y participación de equipos interdisciplinarios de los primeros niveles de atención; la incorporación de varios establecimientos que realizan las prácticas en varios puntos de la provincia; la licitación provincial del misoprostol que disminuye su costo y facilita el acceso al medicamento en los centros de salud”, enumeró. También indicó que aunque en nuestra provincia la tasa de mortalidad materna no es alarmante, los egresos hospitalarios muestran “que el aborto inseguro se encuentra entre sus principales causas”.
“Por lo expuesto en esta apretada síntesis -expresó la pampeana-, manifestamos que: si mantener la punibilidad del aborto ha fracasado y además arroja a las personas a la clandestinidad y a prácticas inseguras; si el Estado argentino incumple los mandatos convencionales y las recomendaciones de los comités de Derechos Humanos al no garantizar la legalidad del aborto; si esta ley no obliga a abortar, y por el contrario garantiza el acompañamiento informado y respetuoso; si el aborto clandestino alimenta el negocio millonario de los laboratorios que monopolizan la producción de los fármacos requeridos, o el de las clínicas y consultorios que obtienen grandes ganancias; si a partir de los registros estadísticos confiables se podrán planificar políticas públicas en torno a la temática; si a partir de esta ley la educación sexual y los programas de salud sexual y reproductiva serán monitorizados en su correcta aplicación, entonces este es un momento histórico para el Congreso Nacional”.
Rodríguez destacó que el tratamiento de la ley y su media sanción en la Cámara de Diputados convocó “la participación y el compromiso físico, subjetivo, emocional e intelectual de miles de personas de todas las edades y sectores” y consideró que más allá del resultado que tenga esta segunda instancia de votación “la sociedad sabe que aquí se habló de derechos, cuerpo, autonomía y sexualidad”.
Y dejó a los senadores “un pedido que nos trasciende, y que viene desde las voces anónimas de mujeres y personas gestantes, aquellas que viven alejadas de los centros de influencia, aquellas a las que hemos acompañados, acompañamos y acompañaremos, voces siempre ausentes en estos debates; y que les demandan que supriman la inequidad, el dolor y la injusticia a las que fueron sometidas históricamente”.
“Senadoras y senadores, que sea ley”, cerró su exposición.

Objeción de conciencia.
Uno de los legisladores le consultó por le tema de la objeción de conciencia, otro aspecto trascendente del proyecto de ley. “Cuando en el 2012 surge el protocolo provincial -recordó la expositora-, inmediatamente todos los profesionales de uno de los hospitales de mayor complejidad (v.g., el hospital Gobernador Centeno, de General Pico), se declararon en masa y de la noche a la mañana como objetores de conciencia, con lo cual quedó como no objetor de conciencia el otro hospital (el Lucio Molas, de Santa Rosa), al cual se derivaban todos los procedimientos que se debían realizar”.
El protocolo que redactó la Provincia permitía realizar las prácticas abortivas solo en los establecimientos de nivel sanitario 4 o superiores, vedando la posibilidad de hacerlo en los primeros niveles de atención. Esta fue otra crítica que hizo el Foro, señalando no solo ese hecho sino también que el protocolo hablaba casi exclusivamente del legrado como método a practicar, siendo que la Organización Mundial de la Salud aconseja eliminar ese método y privilegiar los medicamentosos. Estos métodos se pueden realizar, con una adecuada capacitación de los profesionales intervinientes, en centros de menor complejidad.
“Respecto a los objetores de conciencia, el registro que impuso ese protocolo, era un registro oculto, por lo cual desconocemos cuántos son los objetores de conciencia”, planteó Rodríguez.

Lovera a favor
El senador pampeano Daniel Lovera se reunió ayer por la mañana con varias integrantes del Foro Pampeano por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito con quienes habló sobre la ley en tratamiento. En ese contexto, el legislador habría anticipado a las mujeres su decisión de votar a favor del proyecto de ley. Su voto favorable se sumará al de la senadora Norma Durango, que ya se expresó en ese sentido. Quien aún no se manifestó es el senador Juan Carlos Marino (UCR), quien estaría haciendo consultas previo a decidir su voto.