Pampeano atropellado en Mendoza

RODOLFO ITRE, DE 72 AÑOS, RECORRIA EL PAIS EN BICICLETA

Un ciclista pampeano de 72 años falleció ayer luego de haber sido embestido por un camión cuando circulaba por la ruta nacional 7, a la altura del kilómetro 888, en el departamento mendocino de La Paz. La víctima, identificada como Rodolfo Itre, dedicaba su vida a recorrer el país en su bicicleta. El hombre, oriundo de Santa Rosa, tenía una historia de vida muy particular: hace 14 años protagonizó un siniestro vial fatal en el cual perdió a su familia; integrada por su esposa y dos hijas. El accidente de tránsito fue el quiebre en la vida del hombre que decidió comprar una bicicleta y salir a pedalear por diversas provincias. Lamentablemente, Itre encontró la muerte haciendo aquello que lo hacía feliz. En cuanto al otro vehículo involucrado trascendió que se trató de un camión Volvo, conducido por un muchacho de 24 años, identificado como L.M, según medios mendocinos.
El siniestro que tuvo como protagonista al santarroseño ocurrió el jueves a las 9.30 horas de la mañana. Conforme a la información publicada en sitios digitales de Mendoza, Rodolfo Itre circulaba a bordo de su bicicleta y un camión terminó embistiéndolo por detrás. Lamentablemente el hombre de 72 años murió en el lugar, a causa de las heridas.

Sentirse vivo.
Itre tiene una particular historia detrás. Tras la muerte de su esposa y sus dos hijas en un accidente de tránsito ocurrido hace 14 años, decidió dejar todo, comprarse una bicicleta y salir a recorrer el país pedaleando. Para ello, el hombre tomó la traza de la ruta nacional 40 como guía y recorrió las provincias de Tucumán, Catamarca, Córdoba, Salta y Jujuy, entre otras.
“La jubilación no me alcanzaba para alquilar y comer. Elegí comer y ahora la ruta 40 es mi casa”, le contaba Itre al diario La Gaceta de Tucumán hace dos años. Y agregó: “amigos de mi edad se la pasaban viendo la tele, dándoles de comer a las palomas o esperando que los hijos los visiten o los llamen. Yo necesitaba hacer algo que me hiciera sentir vivo”.
En aquel encuentro con el diario tucumano, el pampeano confió que, antes de jubilarse, fue un empleado encargado de mantenimiento de instalaciones de gas, electricidad y plomería en zonas rurales. Aseguró además que nunca antes practicó ciclismo ni ningún otro deporte. Incluso tuvo dos ACV por picos de presión y lo tuvieron que operar en 1998 y en 2010. Su médico le recomendó que no hiciera esfuerzo físico. “Me dijo que no puedo fumar, no puedo tomar, no puedo tener sexo, no puedo tener emociones violentas. ¿Respirar puedo? Desde que viajo no tuve más problemas de presión, será porque soy feliz”, contaba.