Inicio La Pampa Es pampeano, trabaja en una empresa y fundó la filial de Racing...

Es pampeano, trabaja en una empresa y fundó la filial de Racing en Alemania

"CHACHE" SCHULZ ES ANALISTA DE SISTEMAS, TRABAJA EN UNA EMPRESA Y JUEGA AL FUTBOL

Muchos que partieron un día desde nuestro país, y más exactamente desde nuestra tierra pampa, lo hicieron convencidos que no regresarían. O al menos que no lo harían para volver a vivir entre nosotros. Sí en viajes de paseos circunstanciales, para ver familiares y saludar amigos.
No son pocos los que se afincaron en distintos lugares del mundo y armaron su vida y la de su familia más íntima. Todos debemos tener alguien conocido en tierras lejanas.
José Gabriel Schulz es un joven nacido en Santa Rosa, hijo de dos reconocidos profesionales, que había anticipado a sus padres que un día se iría a vivir definitivamente a Alemania. Recibido en la Universidad Nacional de La Pampa como licenciado en Sistemas. “Chache” -como lo conocen-, tiene otros dos hermanos: Juan Sebastián, sociólogo que tiene un contrato con el Conicet; e Irina, que estudió Turismo pero le dedica buena parte de su tiempo a la comedia musical.

Vivir en Berlín y el fútbol.
Hoy con 28 años, “Chache” trabaja en una empresa en Berlín, alquila un departamento y tiene el sueño de algún día conseguir adquirir su propia vivienda. “Sí, comprar un departamento y quedarme para siempre aquí”, dice como si fuera -tal vez lo sea- lo más natural del mundo.
“En mi familia todos sabían que mi sueño era venirme a vivir aquí, y en Berlín estoy muy bien, contento, haciendo cosas que me gustan”, agrega. Y entre esas cosas que le gustan está jugar al fútbol: “Sí, siempre jugué. Cuando tenía 6 ó 7 años mi papá nos llevó a mí y mi hermano a All Boys, y más tarde empezamos a jugar en Belgrano… Soy arquero, aunque algún tiempito también me desempeñé como delantero… En La Plata integraba equipos universitarios, y me encanta jugar. Fue por eso que cuando llegué a Berlín empecé a buscar dónde moverme un poco: por Facebook encontré un equipo de la Décima de la Liga Alemana, integrada totalmente por latinos… fui un día a probarme, quedé y ahora juego de arquero”, cuenta.

Algo le faltaba: Racing.
Es muy fanático del fútbol -al punto que se dio el gusto de ver River-Boca en el Bernabeu a fines del año anterior-, y “sigo lo que pasa en nuestro país”, afirma. Pero cuando llegó a su destino alemán -la ciudad que eligió para vivir el resto de su vida-, se dio cuenta que tenía un “problema” que consideró superior aún a sus dificultades con el idioma que, poco a poco, van desapareciendo. “Estaba muy lejos de Racing, y enseguida me puse en campaña para buscar hinchas y tratar de juntarnos a ver los partidos, a tomar algo… No sé cómo desde el club se enteraron y desde Avellaneda se comunicaron conmigo para decirme si no me interesaba armar la filial en Berlín…”, dice entusiasmado.

Alemana, fanática de la Academia.
Así comenzó su tarea de empezar a buscar simpatizantes de la Academia… y encontró a varios “locos” como él. Lo que no creyó nunca que una de las más fanáticas iba a ser una mujer: “La chica se llama Zeinab Mohamad, es alemana y la presidenta de la filial. Mientras el domingo mi departamento era una fiesta con el campeonato, y mirábamos el partido con Defensa y Justicia; ella estaba en el Cilindro de Avellaneda, en la cancha, y después estuvo en los festejos del Obelisco entre una multitud, mostrando la bandera de nuestra filial… fue a Buenos Aires solamente para ver a Racing… está reloca”, agrega “Chache” divertido y podría decirse orgulloso por la pasión que el equipo del que es hincha despierta en… una alemana. “Ella se había puesto de novia con un argentino que un día la llevó a la cancha y fue tanto el entusiasmo y la chifladura que vio en el estadio que se volvió loca y fanática. Dice que la pasión que vio ese día no la encontró nunca más”, cuenta Schulz.

La filial de Racing en Berlín.
El muchacho santarroseño es muy fanático del fútbol, y “sobre todo de Racing”, reafirma por si hiciera falta. Y lo cierto es que consiguió varios muchachos que quisieron hacerse socios: “mandamos los papeles y fundamos la filial de Racing. Hace 5 meses somos 7 u 8 cada partido que juega el equipo, y nos juntamos en mi casa, o en otra. No quiero ni imaginar cuando empecemos a jugar la Copa Libertadores”, se ilusiona.
“Chache” explica que en Berlín “la mayoría conoce a Boca y River, y alguno que sabe un poco más de fútbol llega a mencionar a Independiente, y por supuesto a nosotros… el fútbol latinoamericano no llega mucho aquí y casi podría decirse no interesa, pero nosotros firmes con Racing”, reafirma.

Las cosas que no pueden faltar.
La pasión irrefrenable que todo lo puede… el fútbol y sus distintas aristas que puede hacer que, obviamente, alguien extrañe sus afectos -claro que sí-, padres, hermanos, amigos… pero también al equipo de sus amores.
Para “Chache”, siempre fue su sueño vivir en Alemania, y toda su familia lo sabía, y por supuesto él tenía claro las cosas que ya no tendría al alcance de su mano: una caricia de sus padres, las reuniones con familiares y amigos… Lo que a lo mejor no entraba en su consideración, cuando decidió irse aquel día, era que le iba a faltar el Racing Club de Avellaneda. No es tan difícil de entender. ¿O no?
Porque como decía el genial escritor uruguayo Eduardo Galeano “el fútbol es la cosa más importante de las cosas que no tienen importancia”. Y algo de razón tenía… Vaya si tenía razón. (M.V.)