Papa Noel, “in fraganti” en el tejado

UNA CURIOSA DECORACION EN UNA CASA EN LA PREVIA A LAS FIESTAS DE HOY A LA NOCHE

Una familia santarroseña adornó su casa de una manera particular:colocó sobre el techo de su casa un muñeco del mismísimo Papá Noel. Pablo y Natalia, dueños del hogar, afirmaron que lo hacen año a año para estimular el espíritu navideño.
Con el afán de no perder el espíritu navideño y de regalar más de una sonrisa a los niños y niñas de la ciudad, una familia del barrio de El Faro decoró su hogar de forma más que curiosa: el mismísimo Papá Noel colgado del techo, en su intento por ingresar y dejar los regalos a los dos pequeños de la casa, María Emilia y Luca. “Hace varios años que lo venimos haciendo, pero esta es la primera vez que tenemos un muñeco tan grande”, aseguraron Pablo y Natalia, protagonistas de ésta historia.
La imagen es elocuente y puede agarrar a muchos desprevenidos. Es que no es muy común por ete lado del continente apreciar este tipo de decoraciones navideñas en el exterior de las casas. Sin embargo, bienvenido sea, en tiempos difíciles, este tipo de gestos sirven para dar una alegría, principalmente, a los más chicos.
Así lo afirmaron Pablo y Natalia, quienes año a año van innovando y embellecen su hogar paras las fiestas navideñas. “Nos gusta mucho la decoración por eso siempre vamos viendo qué hacer y es lindo también para chicos. A mi me gusta soldar, aprendí en el colegio de la EPET, así que este año armé el armazón con hierro y preparé el muñeco”, explicó Pablo a LA ARENA.
¿El motivo? Muy simple. “Queremos estimular un poco el espíritu de las fiestas, saber también que no sólo importa lo material, sino también la familia, estar unidos y pasar un buen momento juntos”, reconoció el papá de Maria Emilia, Luca y Dante, quien viene en camino para agrandar la familia.

“Nos acostumbramos”.
Tener un muñeco colgado, indudablemente, lleva a que muchos vecinos que transitan por la calle Haití a registrar la curiosa imagen. “Las personas pasan, frenan y se quedan mirando. Algunas se bajan sacan fotos, pero a nosotros no nos molesta, estamos acostumbrados y también lo hacemos para eso, para que se vea”, señaló Natalia. “Hace varios años que lo venimos haciendo, pero esta es la primera vez que tenemos un muñeco tan grande”, agregó Pablo sobre la llamativa figura trepada al techo de su vivienda.
Sin embargo, la figura del “hombre de los regalos” no es la única decoración que tiene la vivienda. Además cuentan con un pesebre, ubicado precisamente debajo del muñeco que motivó la realización de esta nota, y en el interior el clásico árbol de navidad.
“Con los chicos hacer esto es muy lindo, pasas un rato decorando, en familia, así que se disfruta mucho más. Tratamos así también de recuperar ese espíritu que cuando uno crece y se hace grande se va perdiendo con el tiempo”, admitió el papá.

Navidad ajustada.
Las festividades no escaparon a la crisis económica y, como muchas familias, Natalia y Pablo se vieron obligados a pensar muy bien los regalos. “La situación está difícil, se nota en las calles que hay muchas personas que la están pasando mal”, analizaron papá y mamá, y agregaron que a los dos pequeños de la casa les dijeron -a modo de metáfora- que vean bien qué obsequios le iban a pedir Papá Noel porque era probable que no tenga el dinero para comprar todos los regalos.
Por otro lado, Natalia detalló que en el negocio de disfraces que administra su hermana -quien casualmente es la mamá de Joaquín Vendramini, el chico que padece autismo y logró ser distinguido como primer escolta de la bandera en la Escuela 246 de Santa Rosa- bajó considerablemente el número de alquileres de los trajes de Papá Noel.
“De 40 disfraces que debe tener, y que hace unos años se alquilaban todos, hasta ayer me dijo que sólo 7 trajes habían sido alquilados”, precisó la mamá.
No obstante, a pesar de este complejo panorama, la joven pareja afirmó que “tienen esperanza” de la situación económica del país “mejore el año que viene”.