Inicio La Pampa Arte en el aire

Arte en el aire

VUELOS DE BAUSTIMO, PARACAIDISMO Y ACROBACIAS EN GENERAL PICO

El titular del Aero Club de General Pico, Daniel Paparini, trazó un balance muy positivo del festival aeronáutico que se desarrolló desde el viernes hasta el domingo en General Pico. Durante tres días hubo vuelos de bautismo, paracaidismo y vuelos acrobáticos. Los fondos recaudados sirven para el sostenimiento de la escuela de pilotos que tiene la entidad. Entre las mayores atracciones, se destaca la presencia de un avión de guerra y un biplano de origen ruso.
«Nos fue bastante bien. El viernes y sábado vino mucha gente, porque el clima fue muy bueno y se pudo volar. Hubo vuelos de bautismo, paracaidismo, acrobacia de primera categoría. El domingo hasta las 16 no pudimos arrancar, pero se llevó a cabo el total del show. Nos llamó mucha gente para felicitarnos por lo que habíamos presentado», señaló Paparini en diálogo con LA ARENA.
«Fue un festival de primera categoría, y estamos muy contentos del esfuerzo que hicimos, del que hicieron los comercios y empresas de Pico para que pudiéramos hacer este festival, porque sin ellos no lo hubiéramos logrado», añadió.
«El programa que hicimos lo cumplimos al cien por cien, solamente que por el tiempo el domingo no pudo venir la gente. Todo lo hemos brindado con seguridad, con ayuda de la Municipalidad y de la Policía. Nos sentimos muy contentos por la ayuda de todo y por todos los que vinieron», manifestó.

Escuela de vuelo.
Paparini además destacó que los fondos recaudados durante el festival sirven para solventar el costoso funcionamiento de la escuela de pilotos, la cual forma profesionales aeronáuticos en la región.
«El Aero Club cumple una función muy importante, que es la escuela de vuelo, y para eso hacemos estos festivales, para poder ayudar a comprar un motor de la escuela de vuelo, que tiene un costo que supera los 20 mil dólares. También nos sirve para mantener nuestro club», explicó.
«De nuestra escuela de vuelo salen pilotos fumigadores, instructores, pilotos comerciales, y estamos brindando un servicio importante, como el del avión ambulancia que lo tenemos en convenio con la Municipalidad, y del que somos los operadores. Por eso nos gustaría que con todo el esfuerzo que hacemos nos acompañaran un poco más pero igual estamos contentos con toda la gente que vino», agregó.

Accidente leve.
Paparini también se refirió a un leve roce de aviones que se suscitó el domingo a la noche, cuando ya estaba por terminar el festival.
En este sentido, remarcó que ocurrió que en el momento en el que el avión acrobático regresaba de un vuelo, y una aeronave local se preparara para hacer un vuelo de bautismo, se rozaron las alas cuando estaban en tierra.
«Fue apenas un roce, entre un avión que venía y otro que iba. Se rozaron las puntas de las alas. Uno ya está listo para volar (ayer regresó a su localidad) y el otro, que es el nuestro, tiene un abollón y en unos 15 días ya volverá a estar operativo. Pero nadie resultó golpeado ni lesionado. Pasa que el avión acrobático tiene una posición en la que el piloto no ve bien para delante, porque no tiene rueda delantera y está tirado hacia atrás. El acrobático venía de hacer una acrobacia y el nuestro salía a hacer un vuelo de bautismo. Después de eso, igual seguimos volando hasta las 20.30. El avión nuestro quedó fuera de servicio, pero sin daños graves», contó.
Por interiorizarse sobre este episodio, ayer a la tarde se presentó la Junta de Accidentes de la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC), que realizó los informes correspondientes.