Inicio La Pampa Para Miyi, "no fue golpe"

Para Miyi, «no fue golpe»

SORPRESIVA DECLARACION DE EX EMBAJADORA EN BOLIVIA

Sorpresivamente, la ex embajadora en Bolivia, Zelmira Mireya Emilse Regazzoli, indicó que lo sucedido en Bolivia -que culminó con la renuncia de Evo Morales- «no fue un golpe de Estado». La ex funcionaria del gobierno menemista sostuvo que el ex presidente boliviano «tenía mucha resistencia por su autoritarismo», y que su decisión de desoír el resultado del referéndum culminó con su apartamiento del cargo.
Coincidió en calidad de embajadora con Hugo Banzer Suárez -presidente de Bolivia en dos oportunidades, primero como producto de un golpe de Estado, y luego mediante elecciones-, desde el 1 de enero de 1998 y el último día de diciembre de 2000. Como no era funcionaria de carrera, fue designada en el cargo mediante un decreto del entonces presidente Carlos Menem.

«Evo, tirano».
La hija del ex gobernador Aquiles José Regazzoli, por estas horas expresó en diálogo con este diario que «no es el primer hecho que vive Bolivia… se va a arreglar cuando la presidenta interina convoque a nuevas elecciones».
Al referirse al pueblo boliviano la ex embajadora juzgó que «es manso para el trabajo, pero violento para manifestarse… como estamos viendo ahora».
Miyi expresó que el depuesto presidente Evo «fue muy tirano, déspota, y eso es lo que dice la gente». Al mencionar la relación del ahora ex presidente con la curia, señaló que «ningún cura ni obispo estaba con Evo, que se burlaba de ellos y se jactaba de poder acudir directamente al Papa Francisco».

«Fue autogolpe».
En su ácida crítica al ex mandatario, ahora asilado en México, se mantuvo diciendo que «fue un autogolpe bien preparado… para volver dentro de cuatro o cinco años», arriesgó.
Después enumeró lo que para ella fueron «irregularidades manifiestas», entre las que enumeró que «Evo desoyó el resultado del referéndum en el que los bolivianos le dieron la espalda diciendo que no estaban de acuerdo con que se presentara a un cuarto mandato. Después la Corte le dice que no, y se presenta argumentando que se violaban sus derechos humanos. Para qué están las instituciones, si después cada uno va a hacer lo que le parece», se preguntó.

El informe de la OEA.
Miyi Regazzoli -que estaba a punto de partir precisamente a Estados Unidos, «al imperio», bromeó- dijo que los reparos de la OEA al resultado electoral en Bolivia fueron legítimos, porque «actúan veedores de distintos países… sería como negar el ‘informe Bachellet’ sobre Venezuela», comparó.
Dijo haber sido «la primera» embajadora en tener sentada a su mesa de la residencia en Bolivia a Evo Morales, cuando no había lanzado su carrera presidencial.

Al servicio del imperio chino.
Recientemente el mismo Evo ha dicho que la OEA (Organización de Estados Americanos) estaba «al servicio del imperio» estadounidense, y Miyi volvió a responder en forma tajante: «No volvamos con pavadas. Es Evo quien está al servicio del imperio chino; con el que mantiene una deuda muy superior a la deuda argentina. Está muy ligado a los intereses chinos», reafirmó. Deslizó sus sospechas de que pudiera haber un interés de China porque Bolivia es dueña de reservas estimadas en 21 millones de toneladas de litio, de las más grandes del mundo. La mayor parte de ellas se sitúan en el salar de Uyuni y en menor proporción en los yacimientos de Coipasa y Pastos Grandes.

También la droga.
Pero -ante la sorpresa del cronista- no se quedó con eso: «Otro tema está ligado a las drogas: si uno va al Alto ve que está llena de 4×4, y no porque la droga se consuma en Bolivia, sino que se exporta. No lo voy a decir directamente, pero si se observa México se advierte que no mandan los políticos», aseveró.

-Pero a Evo lo echaron los militares.
-No lo echaron los militares. Le sugirieron que renunciara porque la cuestión se había complicado mucho. Es un estado de locura el que se está viviendo.

-¿Y qué cree usted?
-Que puede haber un plan orquestado. Ahora apareció el Comandante Camilo, que fue segundo de Tirofijo… yo había dicho hace años que las FARC estaban trabajando en Bolivia. Y todo es parte de un proceso, junto a una cantidad de cubanos que hay en Bolivia, como también en Chile. Sí, puede ser un plan orquestado desde Cuba. Y esto para mí ha sido un autogolpe bien preparado…