Inicio La Pampa Penas en suspenso a tres conductores

Penas en suspenso a tres conductores

CAUSAS SE RESOLVIERON POR JUICIO ABREVIADO

(General Pico) – La Justicia de General Pico condenó a penas de prisión en suspenso a tres automovilistas de esta ciudad, dos de los cuales provocaron sendos siniestros de tránsito con consecuencias graves para los otros conductores involucrados. Además fue sentenciada una mujer que cometió tres infracciones de tránsito, mientras estaba inhabilitada por la Justicia piquense, para conducir vehículos con motor.
El juez de audiencia, Marcelo Luis Pagano, condenó a Ricardo Enrique Álvarez, por el delito de lesiones graves culposas, agravadas por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo con motor, y por estar con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre, a dos años de prisión en suspenso e inhabilitación especial para conducir vehículos por el término de tres años.
El 21 de octubre de 2017 a las 7.45, el imputado, quien tenía 1,65 gramos de alcohol por litro de sangre al momento del siniestro, conducía un Renault 12 por la calle 7 y al llegar a la intersección con la calle 116 bis, invadió el carril contrario y chocó a Hugo Fabián Reale, quien avanzaba en sentido contrario a bordo de una moto Yamaha. El motociclista sufrió una fractura en la rodilla izquierda, que le imposibilitó trabajar por más de un mes.

Fallo novedoso.
El fallo se dictó en el marco de Acuerdo de Juicio Abreviado, convenido por el fiscal Francisco Trucco, el defensor oficial Walter Vaccaro y el propio imputado. Lo novedoso del fallo, fue que se tuvo en cuenta la figura penal del artículo 94 bis del Código Penal.
El artículo expresa que «la pena será de dos a cuatro años de prisión si se verificase alguna de las circunstancias previstas en el párrafo anterior y el conductor se diese a la fuga, o no intentare socorrer a la víctima; siempre y cuando no incurriera en la conducta prevista en el artículo 106 o estuviese bajo los efectos de estupefacientes, o con un nivel de alcoholemia igual o superior a 500 miligramos por litro de sangre en el caso de conductores de transporte público o un gramo por litro de sangre en los demás casos; o estuviese conduciendo en exceso de velocidad de más de 30 kilómetros por encima de la máxima permitida en el lugar del hecho».

Conductora inhabilitada.
El juez de control Diego Ambrogetti, condenó a un año de prisión de ejecución condicional a una mujer que cometió tres infracciones de tránsito, mientras estaba inhabilitada por la Justicia piquense, para conducir vehículos con motor. El magistrado condenó a María Marta Sosa (47), como autora material del cargo de «Quebrantamiento de inhabilitación judicialmente impuesta», en tres hechos. Además le unificó la pena impuesta con la que le fuera dictada por el juez Heber Pregno, componiendo la pena única de un año de prisión condicional e inhabilitación para conducir por 18 meses. En este Acuerdo de juicio abreviado intervinieron el fiscal Armando Agüero y la defensora oficial Elba Pozze.
Se acreditó que Sosa fue infraccionada en tres ocasiones por conducir un vehículo a exceso de velocidad, y de esa manera quebrantó la inhabilitación judicial por 18 meses para conducir que pesaba sobre ella, que le fuera impuesta mediante sentencia dictada el 9 de abril de 2018.
«Sosa quebrantó la inhabilitación judicial impuesta en tres oportunidades, debiendo por ende, tenerse por no computado el plazo transcurrido desde el inicio de la prohibición de manejo, correspondiendo iniciar nuevamente el cómputo de inhabilitación oportunamente impuesto», señaló el juez.

Tercera sentencia.
Por último, Ambrogetti condenó a Juan Bautista González (82), a un año de prisión en suspenso y dos de inhabilitación para conducir, por la figura de Lesiones Graves Culposas en perjuicio de un motociclista que embistió cuando estaba por entrar el auto a su garaje.
El hecho se debatió en un juicio oral, en el cual el magistrado acreditó que durante la tarde del 15 de febrero de 2014, cuando González «se disponía a ingresar un Fiat Siena, estacionado sobre la vereda de la calle 116 entre 3 y 5», giró hacia la izquierda y no advirtió la marcha de una moto tipo enduro, que manejaba Pedro Álvaro Suárez, por la misma arteria pero en sentido contrario.
«Con su accionar, el imputado se interpuso en la línea de avance del rodado de menor porte, al cual impactó, haciendo que su conductor cayera a la cinta asfáltica, padeciendo Suárez la fractura de codo derecho, debiendo ser operado», indicó el magistrado.
Como secuelas, al damnificado le quedó una cicatriz en el codo y una disminución de la movilidad en dicho brazo.