Pidió $11.000 y ya pagó más de $100.000 a la financiera

USURA EN PICO

El abogado piquense Mariano Sánchez confirmó que tramita una nueva denuncia contra una financiera que funciona en la ciudad, la cual ya le embargó una suma cercana a los 100 mil pesos a una mujer que accedió a un crédito de 11 mil pesos. Hace unas semanas había dado cuenta de un caso muy similar, de otra mujer acorralada por una entidad crediticia, la que de manera reciente le realizó un nuevo embargo de 38 mil pesos, con lo cual le lleva cobrado diez veces más del monto prestado.
Sánchez indicó que durante los últimos días llegó a su estudio una mujer que tiempo atrás solicitó un crédito para solucionar los problemas económicos de su familia, marcados por la situación de desempleo de su pareja y por el corte del servicio eléctrico por falta de pago.
“Es un caso muy similar a la denuncia anterior. Se trata de una mujer de apellido Aguilar, que a fines de 2015 sacó un crédito de 11 mil pesos en Credisur SRL, y a la fecha lleva devueltos cerca de 100 mil pesos. Ella trabaja en una empresa del medio y cuando trae los embargos, se puede ver que le debitan de su sueldo de cerca de 4.000 pesos”, explicó.
“Le consulté porqué había sacado el crédito en la financiera y me dijo que en ese momento su marido se había quedado sin trabajo y estaban pasando una situación muy crítica porque habían cortado la luz y su hijo comenzaba el colegio. Por eso sacó 11 mil pesos para poder afrontar esta situación económica desfavorable”, dijo.

Nuevos casos.
Luego de haber accedido al crédito, la mujer -según indicó el letrado- por la misma situación económica que atravesaba “tuvo un retraso en el pago de las cuotas, se quedó sin trabajo y la financiera empezó a realizarle embargos”. En primer término le hicieron un embargo de 38 mil pesos, más costas e intereses, luego le llegó otro similar y de manera reciente se le notificó del tercero.
“Esta situación económica crítica por la que pasa el país y la provincia, es una tierra fértil para las financieras. Las víctimas son personas en situaciones económicas vulnerables y con esta mujer vamos a realizar la denuncia ante fiscalía, porque creemos que se debería configurar el delito de usura porque se reúnen los tres elementos, que son el interés desproporcionado, la necesidad y la inexperiencia del solicitante. El interés desproporcionado está a la vista, más allá de las cuestiones legales que le busquen, y la necesidad de la víctima es por demás evidente”, sostuvo y agregó: “Están reunidos los elementos que tipifican del delito de usura, eso lo determinará el fiscal durante la investigación y cuando pase la feria judicial vamos a ingresar la denuncia correspondiente”.
Por último, Sánchez indicó que durante las últimas semanas recibió nuevos casos en su estudio jurídico, incluso de otras localidades norteñas, y que en la mayoría de los casos las damnificadas son personas que afrontan una grave situación económica.
“Las afectadas, son personas que se encuentran en una situación de necesidad económica, que no tienen acceso a un crédito en un banco con una tasa normal porque no reúnen los requisitos, y estas financieras les dan créditos porque saben que en algún momento lo van a cobrar”, finalizó el abogado piquense.