Ponen en duda beneficios del sistema PPP

EL PLAN DE OBRA PUBLICA NACIONAL QUE INCLUYE LA AUTOPISTA ANGUIL-SANTA ROSA

Una serie de artículos publicados en los últimos meses por el sitio La Política Online alertan a la ciudadanía sobre los aspectos negativos que tiene el sistema denominado PPP, a través del cual el gobierno de Mauricio Macri pretende relanzar la obra pública en la Argentina. Justamente, en ese marco está proyectada la obra de la autopista Anguil-Santa Rosa y el sistema de ruta segura en el resto del trayecto de la Ruta 5, que une a la capital provincial con Buenos Aires.
Este es uno de los seis corredores de autopistas que licitó el Ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich, el que más avanzó en el sistema de participación público privada (PPP) de la obra pública.
“Las obras tendrán un costo promedio de 270 millones de dólares y los consorcios privados interesados en realizarlas deben atar una propuesta constructiva al financiamiento. Se trata básicamente de una operación financiera a la que se suma un operador constructivo. La clave del negocio está en los plazos y la tasa que se pagará por el financiamiento y por eso el diseño del programa estuvo a cargo del equipo del ministro de Finanzas, Luis Caputo”, informó LPO.
En uno de los últimos artículos, el sitio de noticias reveló que la suba de la tasa del los bonos del Tesoro de Estados Unidos, preocupó a los privados interesados en participar, puesto que encarece el proceso, más allá que no lo detiene, pero las noticias más preocupantes llegaron desde dos países europeos.

De rentable a ruinoso.
¿Qué pasaría si lo que parece un negocio rentable para las firmas privadas se convierte en ruinoso? De acuerdo al informe de LPO, el default de las empresas privadas podría ser absorbido por el Estado. Ejemplos de ello se conocieron en el Reino Unido donde se creó el sistema PPP, ante el colapso de la mega constructora Carillion y, en menor medida, en España.
En el caso británico se conoció que la Oficina de Control Presupuestario del Parlamento emitió un documento lapidario sobre el sistema PPP y advirtió que el Reino Unido deberá afrontar pérdidas por más de 200 billones de libras, equivalentes a 20 meses de mantenimiento del servicio de Salud Pública de todo el reino.
“El Reino Unido es la cuna de la PPP, por eso Macri mandó funcionarios a Inglaterra a familiarizarse con este sistema por el cual el Estado consigue realizar más obras que las que su presupuesto le permite, descargando el costo en el sector privado. Lanzada en 1989 por Margaret Thatcher y ampliamente utilizada en los años ’90 por el gobierno de Tony Blair, esta modalidad de construcción de obras públicas ahora alcanza una madurez que permite su evaluación”, informó LPO.
El artículo explica que en el Reino Unido el documento despertó un fuerte revuelo en medio de críticas crecientes por encarecimiento para los contribuyentes de obras de infraestructura como escuelas y hospitales creadas bajo la modalidad PPP, que concesiona las obras públicas entre 25 y 30 años. “Es que a comienzos de la semana, quebró la multinacional Carillion, la segunda constructora más grande del Reino Unido dejando miles de puestos de trabajo en riesgo”, añade.
La conclusión es contundente: con esta modalidad el Estado británico deberá asumir sobrecostos, dependiendo del proyecto de hasta el 40% por encima del costo de hacerse mediante financiamiento público (del Tesoro o con endeudamiento público).

España estatiza.
Los españoles también han sufrido las consecuencias. Antes de conocerse el informe que desató la polémica en el Reino Unido, el gobierno de Mariano Rajoy resolvió hacerse cargo a partir de este mes de las autopistas de peaje quebradas cuando eran gestionadas por constructoras. “Se trata de caminos creados mediante contratos de participación público privada (PPP) que sientan una advertencia para el programa vial de Mauricio Macri”, reza otro de los artículos de la serie publicada por LPO.
“El costo de la adquisición de estas autopistas, la mayoría actualmente en manos de “fondos buitre” significará una pérdida de 2.000 millones de euros de acuerdo a las estimaciones del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, a 4.500 millones según los acreedores. Es decir que, en concepto de Responsabilidad Patrimonial de las Administraciones Públicas (RPA), el Gobierno deberá desembolsar entre 2.450 millones y 5.500 millones de dólares, según consignó El Diario de España”, citó el sitio de noticias argentino.
LPO reveló que en su viaje a Europa a promocionar las PPP de los Corredores Viales, el ministro Dietrich consiguió principalmente el interés de las constructoras españolas, situación por la cual -indicaron- la advertencia de la experiencia ibérica cobraba mayor relevancia. “Cuando estas autopistas fueron licitadas, el Gobierno de José María Aznar firmó en cada contrato de licitación una cláusula (RPA) por la que éstas adquieren una obligación de reparar o de responder por las pérdidas de las empresas implicadas. Y ahora el Gobierno deberá asumir las pérdidas de estas concesiones”, señaló.

Interesados en estar
En Argentina, las firmas interesadas en participar de las PPP están encabezadas por las constructoras de Techint y Roggio, seguidos por el mendocino Cartellone y por Mindlin, el empresario que adquirió Iecsa, la firma que le compró al primo del presidente, Angelo Calcaterra. A ellos se suman firmas extranjeras como la española Abertis, una de las firmas fallidas en España que obligaron al gobierno de Rajoy a estatizar las autopistas, y la coreana Hyundai.
LPO sumó a este lote de empresas a Santos Urribelarrea, que con su firma MSU está estructurando el financiamiento junto a los bancos Galicia, JP Morgan, el chino ICBC y probablemente el HSBC. También a un consorcio integrado por Panedille, Helport y la constructora del conurbano Eleprint. Así como la posible presentación de la italiana Gastaldi.