Inicio La Pampa Por escuelas, Nación debe $50 millones a empresas pampeanas

Por escuelas, Nación debe $50 millones a empresas pampeanas

EL TITULAR DE LA CAMARA DE LA CONSTRUCCION DIJO QUE NO LICITA OBRAS NACIONALES

La empresa Bepha Construcciones de Santa Rosa fue la encargada de construir el moderno edificio del colegio secundario de Winifreda, inaugurado hace una semana. Nunca paralizó la obra, financiada con recursos nacionales, pese a que Nación mantiene un millonario pasivo con la constructora por certificados y redeterminaciones de precios impagos, razón por la cual no tuvo rentabilidad. «Son decisiones empresariales», afirmó su dueño Adrián Pérez Habiaga, quien además es el presidente de la Cámara Pampeana de la Construcción.
Durante el acto de apertura de las nuevas instalaciones, la ministra de Educación de la provincia, María Cristina Garello, ponderó que la firma «supo resistir los avatares financieros de nuestro país y nos entrega este inmueble para que lo podamos comenzar a usar».
Luego en declaraciones a la prensa, la funcionaria provincial dio cuenta de la existencia «de una deuda muy importante por eso mi agradecimiento a la empresa, que más allá de lo que le falta cobrar no bajó los brazos, terminó la escuela y le dio esta posibilidad a los chicos».
En diálogo con LA ARENA, el ingeniero Pérez Habiaga agradeció y confirmó las manifestaciones de la ministra. En este sentido, comentó «sí, tal cual. La obra tenía fecha de finalización en diciembre de 2018, debido a que no nos pagaban pedimos una ampliación de plazo, que nos fue otorgada por Provincia. Hasta ese momento nos debían más del 50 por ciento de la obra y la teníamos más del 90 por ciento avanzada».
El empresario siguió con su argumentación «esperando que Nación se pudiera poner al día por los problemas financieros que nos generaba, hecho que no sucedió. Nos pagaron muy poca cantidad de plata. Logramos terminar el colegio sacando fondos de otra obra porque es una escuela, no es algo menor, entendiendo que había chicos que lo necesitaban hicimos el esfuerzo necesario como para poder entregarla en el plazo que correspondía».
Precisó que esa otra obra es provincial: la remodelación del hospital de 25 de Mayo. «Provincia siempre cumple con los pagos de los certificados de obra, es totalmente eficiente», afirmó.

Nación no paga.
Seguidamente acotó que en la actualidad globalmente «Nación le está adeudando a las empresas constructoras de La Pampa alrededor de 50 millones de pesos por distintas obras de educación».
Asimismo, se le consultó sobre las gestiones que hacen para cobrar ese importe, al respecto respondió «a través de la Cámara de la Construcción se han tenido reuniones a nivel nacional y encuentros permanentes con el gobierno provincial».
Específicamente la obra del colegio secundario fue «cotizada hace casi dos años (con un presupuesto original de casi $35 millones), evidentemente en este país hay un nivel de inflación muy alta y existe un sistema de actualización de costos o redeterminación de precios que a nivel nacional es distinto al provincial, se genera a través de saltos: cada vez que la obra aumenta más de un 5% se actualizan los valores. Esta obra tuvo seis saltos, de los cuales me aprobaron tres. No solo Nación está debiendo la obra básica sino también las actualizaciones de valor. A todas las empresas de la provincia les están adeudando alrededor de 50 millones de pesos».
A su vez, se le comentó si cuando comenzaron la obra en Winifreda la inflación anual era del 25% y cuando la terminaron era del 47% anualizado. Por consiguiente, Pérez Habiaga aseveró: «Correcto. Los materiales como el cemento no valían lo mismo al principio que al final de la obra y si no me actualizan los valores todo eso va a pérdida». Se le preguntó entonces si la construcción del colegio secundario le generó pérdida en su balance y categórico afirmó «tal cual, así es».
Realizó otra comparación. «Provincia te va pagando certificado por certificado una actualización a cuenta, a través de un índice de acuerdo a la inflación mensual te va actualizando la obra y cuando se termina se hace una redeterminación final de precios. Cada certificado mensual se actualiza a los valores ocurridos en cada momento y a su vez te paga un gasto financiero como debe ser porque la plata que en su momento no tenías la sacaste de algún lado, por ejemplo de algún banco. Nación no hace eso, paga con un sistema de redeterminación que no es nada justo porque tiene quitas y encima no paga gasto financiero. A mí me están adeudando certificados de octubre, noviembre del año pasado, más las redeterminaciones que corresponden a julio, agosto y septiembre de 2018 a valores de esos meses y cada vez que tarden más en pagarme esa plata se diluye. La pérdida es mayor todavía».

-¿Se imaginaba que iba a pasar esto cuando ganó la licitación?
-Obviamente que no sino no la licito, hoy no estoy licitando obras de Nación porque sé que no van a pagar. Además ya no tengo más respaldo, me lo gasté todo acá (en el colegio secundario). Jugaría con el funcionamiento de mi empresa si me meto en una cosa que es irresponsable, así tenga necesidad de trabajo muchas veces es preferible trabajar menos pero asegurado.

-Le quedó un sabor agridulce, por un lado la satisfacción de terminar un colegio para la educación de más de 200 jóvenes de Winifreda y por otra parte la desilusión por no poder cobrar a término.
-Tal cual, yo vivo de mi trabajo y no es agradable llevar a cabo una obra con la tranquilidad que corresponde. No pensé que la ministra iba a agradecernos, muy satisfecho por sus palabras por lo menos el esfuerzo que uno hizo se notó y se valora. Ese reconocimiento es importante para uno.

-Una constructora que decide terminar una obra aunque pierda dinero no es habitual.
-Son decisiones empresariales que tienen que ver con la función que uno como empresario cumple en la sociedad.