Inicio La Pampa Portezuelo, en manos de gobernadores

Portezuelo, en manos de gobernadores

LA "OBRA DEL SIGLO" ATRAVIESA UN TIEMPO DE INDEFINICIONES

El viaje de Suárez con 72 cajas llenas de documentación técnica que ya está en mano de Nación, tomó por sorpresa a los seguidores del tema. Estuvieron destinadas a los gobernadores de Río Negro y Neuquén más que al Presidente.
El futuro de la represa Portezuelo del Viento está más en manos de los gobernadores de la cuenca, en particular los de Neuquén y Río Negro, que en las del presidente Alberto Fernández. Por ello, las 72 cajas que el martes Rodolfo Suárez llevó a la Casa Rosada no estaban destinadas al presidente sino a sus pares Omar Gutiérrez y Arabela Carreras, a quienes intenta seducir para que apoyen la represa.
Así lo analizó el portal informativo Mendoza On Line al considerar que en el escenario actual no hay posibilidades concretas de que la adjudicación de la obra a favor del consorcio Malal Hué se concrete antes de fin de año. De hecho, sostuvo MDZ que la movida del martes apuntó a «buscar un acuerdo con Río Negro y con Neuquén que le permita destrabar el conflicto en el Coirco», el comité de cuenca que hasta ahora le ha dicho que no a la represa.
«El futuro de la obra Portezuelo del Viento está, en esta instancia del complejo proceso, en manos de un par gobernadores más que del presidente Alberto Fernández», afirmó el portal mendocino, al afirmar que «el mamotreto de 72 biblioratos con antecedentes y estudios técnicos» del proyecto hidroeléctrico «tienen fundamentalmente como destinatarios a la mandataria de Río Negro, Arabela Carreras, y al neuquino Omar Gutiérrez».
«Con ellos, Mendoza ya tiene avanzada una negociación para intentar que voten favorablemente por la continuidad de la obra en el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco)», reveló el portal.
Esto será como «paso previo a lo que será el laudo presidencial definitorio que no tiene fecha establecida todavía», en referencia al laudo que se generó en el mes de junio, cuando cuatro gobernadores reclamaron nuevos estudios de impactos ambientales mientras que Mendoza sostuvo que los ya realizados, son suficientes.
Según MDZ, la visita del Suárez del martes a la Casa Rosada no sirvió para que el gobernador mendocino
«pudiera recoger demasiadas señales acerca de cuál será el futuro de este emprendimiento» sobre el río Grande.
«Algunas cosas sí ya se saben. Mientras negocia con Río Negro y La Pampa, en simultáneo existe confianza en que la Casa Rosada cumplirá con el quinto desembolso que está pautado para financiar la construcción del dique en Malargüe, cuyo vencimiento operará en días nada más: el próximo 28 de octubre la Nación deberá depositar U$S 30 millones».
La estrategia mendocina incluye avanzar con el proceso licitatorio en marcha y que tiene como único oferente a la unión transitoria de empresas conformada por la empresa china Sinohydro, Impsa, Obras Andinas y Ceosa. El objetivo del gobierno mendocino «siempre fue llegar a la etapa de adjudicación antes de fin de año, pero ya es un hecho que eso no ocurrirá». De hecho, dice el portal, el proceso «no entrará en la etapa de definiciones antes de abril de 2021 y además deberá aguardar por la decisión del presidente».
«¿Podrá Mendoza adjudicar sin esperar por esta definición? No tiene impedimentos jurídicos para hacerlo, aunque se enfrenta al riesgo de firmar un contrato con privados y que después se le retire el financiamiento si la Nación así termina determinando», elucubró el portal informativo.