Preocupa al BLP el endeudamiento con tarjetas

OTRA CARA DE LA CRISIS

El gerente de la sucursal Eduardo Castex del Banco de La Pampa (BLP), Héctor Goitia, aseguró que actualmente “no hay restricciones en la venta” de dólares, pero reconoció que existen “problemas” por el endeudamiento de clientes con las tarjetas de crédito.
“Quienes tienen problemas con la tarjeta (de crédito), lo mejor que puede hacer es venir
al BLP, manifestar ese problema, buscar un acuerdo a medida para cuotificar y no caer en mora porque no tiene sentido. Estamos muy predispuestos a colaborar con quienes manifiestan dificultades, para refinanciar la deuda”, destacó el entrevistado.
El BLP tiene una fuerte ingerencia en la economía regional, y marca “el termómetro” económico. Actualmente la solicitud de créditos está paralizada, ya se está sintiendo la devolución de cheques y existe un fuerte endeudamiento de los usuarios de las tarjetas de crédito.
“El costo financiero hoy es muy alto. Si esto perdura se va a sentir mucho en la economía. Ya se está sintiendo en devolución de cheques, se va a resentir la cadena de pagos en el corto plazo. Es lamentable lo que está ocurriendo y esto no puede durar mucho más tiempo”, reconoció Goitia.

-Las consultoras están informando la suba de cheques rechazados por la crisis económica. ¿Cómo está la situación en Eduardo Castex?
-En la cartera empresa o comercial, por el momento no vemos grandes problemas. Si esto perdura en el tiempo, sí se va a sentir. Hoy tenemos más problemas con la banca individuo o el asalariado, porque tiene la tarjeta de crédito, tiene un préstamo personal y llega fin de mes y no alcanza. Lo veo más complicado a ese sector, que al sector empresa. Pero, si continúa esta recesión, se va a resentir todo. Hoy el BLP no tiene mora en la cartera empresa, pero sí tenemos problemas en la banca individuos. Pero, el corte de la cadena de pago en algunos rubros, se va a notar y resentirá la economía regional.

-A nivel país es elevado el endeudamiento con tarjetas de créditos y encima hora los intereses para pagos en cuotas se incrementarían el 120 %. ¿En la sucursal local cómo está la situación?
-Ese es el problema, la banca individuos. No podemos generalizar, pero hoy el salario alcanza apenitas, al que le alcanza. Si a eso le agregás que hay un préstamo persona, un anticipo de sueldo y una tarjeta de crédito, ahí se generan algunos problemas. Estamos refinanciando muchas tarjetas de crédito. Aquel que tiene problemas, lo mejor que puede hacer es venir al BLP, manifestar ese inconveniente, buscar un acuerdo a medida para cuotificar y no caer en mora porque no tiene sentido. Estamos muy predispuestos a colaborar con quienes manifiestan
dificultades, para refinanciar la deuda.

-Un informe de una consulta privada también indica que un porcentaje elevado de usuarios tienen prácticamente “tomado” el sueldo por las tarjetas de crédito.
-Sí. La tarjeta de crédito, el préstamo personal, se acumula y el sueldo con la devaluación e inflación que hay, cada vez la situación se pone más complicada.

-Ahora la demanda crediticia está paralizada….
-No hay proyecciones de inversiones. Negocios que estaban cerrados para la compra de maquinarias que normalmente están en valor dólar, se aumentó el precio y la inversión se frenó. Hay líneas con buenas tasas, preferenciales, pero el incremento del dólar paralizó todo.

-Este es un parámetro de nuestra economía regional. El BLP actualmente está muy competitivo con respecto a los bancos privados.
-El BLP tiene un apoyo muy fuerte del gobierno provincial. Hay líneas con tasas subsidiadas, por ejemplo el Compre Pampeano es una línea excepcional, donde hay una bonificación de 10 puntos de parte del gobierno provincial para la compra de producción pampeana. Ahora
lanzamos una línea de apoyo al sector servicio con una tasa preferencial, pero son de corto plazo. Hoy está paralizado el destino de inversiones, está paralizada la compra de camioneta, está paralizada la compra de casas.

-¿En Castex los créditos hipotecarios tuvieron poca demanda?
-Contabilizamos algunas operaciones, pero fueron pocas. La gente le tiene miedo al ajuste, cuando te salís de una tasa y pasás a hablar de ajuste -como CER o UVA- ahí surge miedo a la gente, porque sabés cuánto empezás pagando, pero no sabés cuánto terminás abonando.