“Preocupa la escasez de fondos”

LAMENTO DE EVANGELISTA POR LOS NUMEROS ROJOS DE LA CIUDAD

La ciudad de Santa Rosa lanzó el lunes una nueva moratoria para los vecinos que deben tasas por servicios y multas por infracciones, a excepción de las de tránsito. El trasfondo de la medida no es otro que la dificultad que afrontan las cuentas del municipio. Luis Evangelista, secretario de Hacienda del gobierno local, aseguró que su principal preocupación es la “escasez de recursos para realizar obras menores, tales como bacheos o arreglos en las cañerías de agua y cloacas”.
“El tema que más me preocupa es la escasez de fondos, porque no contamos con reservas para hacer frente a la necesidad, no digo de las obras importantes de la ciudad, sino a las básicas, como tapar el bache que está en la esquina o arreglar la pérdida de agua. Todo se va haciendo en la medida en que vamos pudiendo contar con algún fondo”, dijo.
De los recursos que la comuna recibe por recaudación propia y por coparticipación, el 93% están afectados a salarios, se trata de casi 90 millones de pesos. Luego vienen la compra de los insumos para la dieta de los comedores escolares, que entregan de 3.000 a 3.500 raciones diarias, de lunes a viernes. “Esto está llegando ya a los 2 millones de pesos. Las raciones han aumentado, pero lo que sube es el precio de los alimentos, la carne, la fruta, la verdura y los demás componentes de la dieta”, dijo.
Como en cualquier economía familiar, otro insumo cuyo costo no para de elevarse es el combustible. Para el municipio es fundamental para sostener el sistema de recolección de residuos y barrido y limpieza del Emhsu y también para el mantenimiento de calles que realiza la Dirección Municipal de Vialidad.
“También nos subió mucho la energía”, dijo Evangelista en diálogo con Radio Noticias 99.5. El costo mensual ya supera los 2,5 millones de pesos, de los cuales casi la totalidad del consumo está directamente vinculado con la actividad de las bombas del acueducto Anguil-Santa Rosa, las de elevación del agua a los Centros de Abastecimiento Sur, Norte y Sur-Este y las del bombeo de las aguas cloacales.
La escasez es tal que una buena noticia como la puesta en funcionamiento de la nueva planta de asfalto de la ciudad se podría ver opacada. “Ahora se va a inaugurar la planta de asfalto, pero al no contar con los recursos dinerarios, se nos va a complicar (la compra de los insumos)”, dijo.
Si algo faltaba para redondear un año complicado, el corte del Fondo Federal Solidario (Fofeso), que el año pasado le significó 28 millones de pesos adicionales al municipio, en el ejercicio actual dejará a la comuna sin ingresos por 30 millones de pesos, de acuerdo a la estimación que, según Evangelista, realizó el gobierno provincial.
“Con ese dinero se hacían obras o se compraban maquinarias, combustible, asfalto, como también camiones y una barredora para el Emhsu. Al no tener estos fondos disponibles para este año, los recursos son menores y tendremos que disponer de fondos de rentas generales”, dijo.
En los municipios pampeanos, el corte del Fofeso ocurrió con anticipación al del resto de las provincias. Es que La Pampa recibió un castigo de Nación por no ratificar legislativamente el pacto fiscal y, junto con San Luis, ya no estaban incluidas en el reparto del “fondo sojero”. La resto de las provincias se lo quitaron este mes, por decisión de Nación, en el marco del recorte fiscal que se aplicó luego de la toma del préstamo “stand by” con el Fondo Monetario Internacional.
“Se torna complicado conseguir los fondos para ponernos en funcionamiento, porque lo que se prioriza es pagar los sueldos y sostener el Emhsu”, dijo.