Preocupación por las napas altas

EL EXCESO DE AGUA VOLVIO A GENERAR COMPLICACIONES EN SPELUZZI

Las intensas lluvias que se registraron durante los últimos dos meses en Speluzzi, generaron preocupación y despertaron los fantasmas de las inundaciones que afectaron a la localidad hace solo dos años. El titular de la Comisión de Fomento local, Luis Fredes, dijo que si bien la situación actual no es grave, se deben tomar los recaudos necesarios, dado que otra lluvia importante generaría serios inconvenientes al pueblo.
“El tema es que tuvimos muchos milímetros de lluvia. Desde el 1 de diciembre al 10 de enero, llovieron 550 milímetros. Además el agravante es que tenemos las napas a 80 centímetros”, dijo el mandatario, quien explicó que se puso “una bomba automática que cuando sube el nivel del agua, arranca, pero si nos viene una lluvia importante, el agua se nos mete para el pueblo porque no tenemos capacidad de absorción”.
“Mientras las lluvias no sean abundantes vamos a zafar, porque tenemos las bombas y el pueblo desagua bien, en tres horas desagua, pero tenemos que bombear. Mientras tengamos capacidad de bombeo no va a haber problema, pero cuando no tengamos más capacidad de bombeo, vamos a estar ante un problema grave”, señaló.
“Ya empezamos con problemas en los caminos vecinales. Los productores tienen que sacar la producción y empiezan a entrar los camiones, y como las napas están cerca se encajan. También las cosechadoras se encajan y tienen problemas para hacer la resiembra”, agregó.

Absorción del piso.
Fredes marcó que si bien “dentro de todo, el panorama en estos momentos no es grave”, aunque se debe “estar atentos y tener precaución”.
La mayor preocupación reside en la capacidad de absorción de piso y del nivel de lluvias con el que se llegue a los meses de invierno, en los que hay menos horas de sol, para que el terreno se seque.
“Los desniveles naturales van de norte a sur. Speluzzi es un plato, porque tenés la vía y la ruta 101 que están altas, y cuando salís para el lado de Pico, tenés el agravante que el terreno empieza a subir. Entonces toda el agua de lluvia queda en el pueblo, es una cuenca cerrada”, aseguró.
“Hoy tenemos 8 ó 10 horas de sol, en marzo tenés 7 u 8, pero si entramos al invierno con este porcentaje de milímetros y con las napas tan altas, vamos a estar complicados. En mi primer período en la Comisión de Fomento, hablamos con Vialidad Provincial para hacer una alcantarilla sobre la ruta 101, pero no te dan los niveles y el agua se te mete otra vez en el pueblo. Tenemos una bomba automática que empezó a funcionar ayer, pero se necesitaría una más grande, y una para deprimir un poco las napas, aunque tampoco mucho. Hay que hacer bien un estudio, pero sin dejar de bombear y ver cómo evoluciona esto. El tema es que no llueva un montón de milímetros”, sostuvo.
El jefe comunal norteño indicó que este exceso de agua incluso retrasó el comienzo de la construcción de las cinco viviendas sociales que se harán a través del plan Mi Casa, dado que el piso no podía soportar el peso de los camiones que llevaban el hormigón para hacer las plateas.