Inicio La Pampa Preocupación vecinal por las plantas de floripondio

Preocupación vecinal por las plantas de floripondio

CRECEN NATURALMENTE

La aparición en estado natural de la planta conocida popularmente como floripondio puso en estado de alerta a un grupo de vecinos, quienes hicieron llegar su «preocupación» a esta redacción. Es que el ejemplar posee propiedades narcóticas que, en un uso indebido, puede ocasionar una grave intoxicación a quien la consuma. «Es grave que esté en plena vereda y nadie haga nada», alertaron.
Comúnmente conocido como floripondio, floripón o trompeta de ángel, está presente en estado natural en muchos puntos de la provincia de manera silvestre y se caracteriza por su ostentosa flor, por lo que es muy utilizada en muchos jardines. Sin embargo, detrás de esa atractiva presencia, se esconde un peligro ignorado por mucha personas: este ejemplar contiene escopolamina, un agente narcótico que puede ser utilizada como una droga alucinógena.
Es por este motivo, que un grupo de vecinos expresaron ante este diario su preocupación por ejemplares que crecen naturalmente en las veredas de algunas calles de la ciudad, a simple vista y acceso de todos. Su consumo -generalmente a partir del uso de sus flores- ha ocasionado casos que, en su mayor gravedad, ha provocado la muerte de quienes la consumieron. En febrero de 2008, en Victorica, cuatro jóvenes debieron ser internados de urgencia.
Ante este diario, los vecinos detallaron que la planta se encuentra en el barrio Inti Hue y Villa Parque, por eso decidieron «alertar a la comunidad» de manera «preventiva» para evitar que -principalmente adolescentes y jóvenes- hagan un mal uso de esta planta.
«Es prevención no denuncia pero es grave que esté en plena vereda y nadie haga nada», se quejaron, al tiempo que pidieron a las autoridades correspondientes su pronto retiro.

Floripondio.
Todas las especies de esta planta son biológicamente complejas y han sido utilizadas como alucinógenos desde tiempos inmemoriales, principalmente en los Andes y en el Amazonas donde reciben el nombre de toá. Las flores se ingieren preparadas en infusión y sus efectos comienzan entre los 15 y los 30 minutos y duran hasta 72 minutos, aunque cada vez con menor intensidad.
La escopolamina que contiene esta planta es un agente anticolinérgico que actúa bloqueando los receptores colinérgicos en el cerebro. En función de ello se deprimen los impulsos de las terminales nerviosas o, si la dosis ha sido elevada, se estimulan y posteriormente se deprimen.
La dosis letal de la escopolamina se halla alrededor de los cien miligramos y el peligro recae en que no se conoce la dosificación exacta que pueda contener una infusión de floripondio.
Sobre sus efectos, a menudo se pierde el contacto con la realidad por completo y un observador externo puede ver al sujeto intoxicado sosteniendo conversaciones incoherentes con personas inexistentes o realizando acciones totalmente fuera de contexto. A nivel físico provoca que las pupilas se dilaten, aumente el pulso y el ritmo respiratorio y la acción de los músculos decrezca.
También seca las membranas mucosas de la nariz, la boca, la garganta y otras áreas. No se ha confirmado daño genético en humanos debido al uso y no provoca tolerancia ni adicción física o psicológica.