Preocupación por un terreno baldío

Un terreno baldío es preocupación de los vecinos que viven en la avenida San Martín Oeste al 700, entre calles Ayala y Olascoaga. En ese lugar vivió por muchos años una conocida familia, pero después que sus titulares fallecieron el inmueble fue vendido y aparentemente los nuevos dueños pensaban levantar un edificio de departamentos.
Pero a dos años de que piquete en mano la casa fuera tirada abajo el sitio es un verdadero basurero, donde entre los escombros crecen los yuyales y se enseñorean alimañas y algunos otros animales. En el fondo se puede advertir -no sin dificultad- tal el tamaño de los arbustos, una precaria y casi derruida edificación. En verdad, una verdadera mugre.
La situación desbordó a los vecinos que ven con preocupación que además en horas de la noche se meten entre las chapas que pretendían separar la vereda del terreno -algunas aparecen en el piso- algunos sujetos que aumentan la inquietud de los pobladores de viviendas cercanas. Todo indica que el sitio es utilizado como “aguantadero”.
En la misma vereda los arbustos dan la misma sensación de abandono, y los múltiples llamados a la municipalidad -por ahora- no hallaron respuestas.
Los compradores tampoco dan señales de vida, y los vecinos están desconfiados y con miedo.
¿Alguien se hará cargo de solucionar el tema?