Presentaron la acusación contra los dos imputados

HOMICIDIO DE SORIA: CAUSA IRA A JUICIO EN LOS PROXIMOS MESES

(General Pico) – Previo al inicio de la feria, la Fiscalía Temática de Delitos contra las personas de la Segunda Circunscripción Judicial de la provincia con asiento en esta ciudad, elevó la acusación contra Jonathan Ezequiel Alvez y Silvia Cepeda, por el homicidio del zapatero Oscar “Gato” Soria, cometido hace poco menos de un año en un local comercial del Barrio Rucci de General Pico. De esta manera, si la defensa de los imputados no presenta objeciones al trámite formal, la causa se encaminará a ser debatida en un juicio oral y público que se llevaría a cabo durante el segundo semestre del año.
El fiscal general piquense, Armando Agüero, confirmó que días atrás se presentó “la acusación contra Cepeda y contra Alves, por el homicidio de Soria”.
“Presentamos el escrito de acusación donde cerramos la investigación fiscal y estamos pidiendo que la causa vaya a juicio para ser debatida. En ese hecho concluimos que tanto Alves como Cepeda establecieron un plan de robarle a Soria y ambos con conocimiento de que llevaban armas para amenazarlo para realizar ese robo, terminaron quitándole la vida. Los acusamos a ambos por tentativa de robo con arma, porque quisieron robarle, y de homicidio simple”, dijo el funcionario judicial.

Causa compleja.
Alves y Cepeda permanecen detenidos con prisión preventiva desde el día en el que se les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria, tras su detención dos meses y medio después de cometido el hecho.
Agüero recordó que el caso fue declarado como una causa compleja, y que para la investigación del mismo se conformó un equipo investigativo que también integraron los fiscales Verónica Campo y Guillermo Komarofky, además de Horacio Di Nápoli, de la Secretaría de la Procuración General de la provincia.
Además el funcionario judicial señaló que a partir de ahora, si la defensa de los acusados (a Alvez lo asiste la Defensa Oficial y a Cepeda el defensor privado Guilermo Alassia) no presenta objeciones, el juez de control cerrará la investigación y la elevara al tribunal de juicio para que fije la fecha del debate. Dada la complejidad de la causa, la cantidad de pruebas que fueron producidas, el extenso tiempo de investigación y la trascendencia que tuvo el hecho, podría constituirse un tribunal colegiado que dirija el debate y dicte sentencia.

Crimen en la zapatería.
La fiscalía sostiene que Cepeda y Alvez durante la tarde del jueves 3 de agosto del año anterior, actuaron en forma conjunta con el objeto de cometer un robo en el local comercial que Soria atendía en la calle 111 entre 10 y 8 del barrio Rucci, pero que la situación se les habría escapado de las manos cuando el joven hirió al zapatero con un arma blanca en forma reiterada. Tras ser atacado, Soria salió a la calle en busca de auxilio pero cayó al asfalto tras recorrer pocos metros y falleció desangrado en cuestión de minutos.
Los fiscales sostienen que Cepeda habría “contratado” a Alvez para cometer un robo en la zapatería de Soria y que por ello, lo llevó en moto hasta el barrio y lo dejó en la esquina, a media cuadra del local. También se busca acreditar que el joven entró al comercio con un arma blanca, con el fin de sustraer una suma de dinero, y que ante la resistencia que mostró el comerciante, lo hirió de muerte para luego huir a bordo de la misma moto en la que había llegado.
Durante las primeras horas se sospechó que la muerte del zapatero había sido accidental, dado que se suponía que había caído desde una escalera sobre las estanterías de vidrio. Sin embargo, horas más tarde la autopsia reveló que se había tratado de un homicidio.
Dos meses después, tras múltiples allanamientos realizados en Ingeniero Luiggi y en el Barrio Federal de General Pico, los investigadores lograron dar con los dos sospechosos, a quienes al día siguiente se les formalizaron los cargos que se les achacan y se les dictó la prisión preventiva.
Sobre los últimos días de octubre del año anterior, se realizó la reconstrucción del hecho con la participación de Alvez, quien explicó la manera en que se perpetró el homicidio y confesó haberle dado muerte al zapatero.