Inicio La Pampa Prestamistas admiten que les debía dinero

Prestamistas admiten que les debía dinero

SUICIDO DE PERIODISTA PIQUENSE

(General Pico) – El peluquero piquense Rodrigo Camerlinckx y el trenelense Martín Colombo, ambos imputados en la causa penal que se sigue por el suicido del periodista local Guido Echeverri, ocurrido hace unas semanas, reconocieron haberle prestado dinero pero negaron las amenazas que lo habrían llevado a tomar tal drástica decisión.
Echeverri, de 30 años, agobiado por una importante deuda económica que mantenía con prestamistas locales, se quitó la vida el 12 de marzo pasado en cercanías a la localidad de Speluzzi. Previo a ello, le comunicó al fiscal general Armando Agüero lo que iba a ocurrir y el lugar en el que iban a encontrar su cuerpo.
Días más tarde, se allanó la peluquería de Camerlinckx, que funciona en la calle 3 entre avenida San Martín y 18, donde se demoró al peluquero. También se allanaron dos viviendas, en barrios Rucci y Empleados de Comercio, y se secuestraron dos automóviles. Al día siguiente, Colombo se presentó en sede de la Brigada de Investigaciones para ponerse a disposición de la Justicia. Este segundo imputado había salido de la provincia el mismo día del suicidio de Echeverri.
Ayer a la mañana a los sospechosos se les tomó declaración de imputados en sede de Fiscalía, en el marco de la causa penal que sigue adelante el fiscal Guillermo Komarofky.
«En la mañana comparecieron Rodrigo Rodríguez (Camerlinckx) a declarar como imputado, con la defensa del doctor Pedro Febre, y Mario Colombo con la defensa técnica de Omar Gebruers.
Se les imputa el hecho de haber amedrentado durante los meses previos al fallecimiento de Echeverri, a este último para cobrarle deudas que mantenía con ellos. En virtud de haber causado temor o miedo en la persona de Echeverri, es que lo llevó a tomar la decisión de quitarse la vida», dijo el fiscal.
El investigador judicial marcó que ante la «abrumadora prueba» recolectada, Camerlinckx y Colombo «en relación al préstamo de dinero ellos optaron por reconocer el hecho de haberle prestado, pero obviamente negaron el hecho de amenazas».

Préstamo y amenazas.
Komarofky detalló que se llegó a estos dos sospechosos, a partir «del análisis de la documental encontrada en el poder de la víctima, de la extracción de audios de su teléfono celular, de una misiva que el mismo Echeverri dejó explicando la drástica decisión que tomaba y que dejaba en claro que era su propia voluntad, aunque explicaba cuales eran los problemas y de ahí surge que tenía una deuda contraída con estas personas, de la cual se fue aumentando el monto a devolver».
También dio cuenta que los prestamistas le exigían la cancelación de la deuda «y si no la pagaba, la entrega de algún bien», del que aún no se determinó si había sido puesto como garantía del préstamo.
Sin embargo, el periodista -según indicó el fiscal- tenía un plazo para afrontar estos compromisos, que vencía sobre la fecha en la que se quitó la vida.
«Ante la imposibilidad de no cumplir con ello, le habían otorgado un plazo que fenecía el día 13 de marzo, si no le iban a mandar gente pesada a cobrarle. Eso sabía que no era bueno, que esa gente no cobraba de buena manera, y esos son los elementos que entiende la Fiscalía que lo llevan a entrar en un estado de miedo o temor por algo que le pudiera pasar a él o a su familia, dado que esta gente le habían avisado que este tipo de cobradores se iban a presentar en su domicilio particular, donde convivía con su madre y su padre. Eso es en resumen lo que se le imputó», explicó el fiscal.
«Ellos se encuentran imputados porque han sido señalados en un proceso judicial, de hecho se los ha llamado a prestar declaración de imputado y formalmente van a ser incorporados a proceso cuando se realice la audiencia de formalización que se solicita a la Oficina Judicial», concluyó.