Inicio La Pampa Preventiva por estafa para una pampeana

Preventiva por estafa para una pampeana

La Justicia sanrafaelina acusó formalmente a Marisa Olguín, una mujer de 27 años oriunda de Santa Rosa, por realizar sistemáticas estafas en comercios de aquella localidad. La mujer, que ya había cumplido una condena por maniobrar de igual forma en nuestra provincia y en la ciudad de Bahía Blanca, quedará detenida con una prisión preventiva hasta tanto concluya la investigación de los hechos. La mujer llegó a estafar a comercios de San Rafael con sumas de dinero de hasta 80 mil pesos, según sostiene la investigación, y lo habría logrado a través del modus operandi conocido como «Offline», un movimiento ilegal en la cual se emplean tarjetas con cintas magnéticas dañadas.

LA ARENA, en su edición del pasado 2 de marzo, había dado a conocer sobre la detención de la mujer reincidente, luego de que la policía de Mendoza viajara a esta ciudad para detenerla. En aquella ocasión no lograron dar con su paradero, aunque secuestraron un vehículo de su propiedad. Días más tarde, cuando intentó recuperar el rodado, fue aprehendida en la provincia vecina.

Acusación.
Olguín fue detenida a fines de febrero luego de una investigación que se desprendió tras la denuncia de un comercio. Ello derivó en un allanamiento en Santa Rosa, en la vivienda de la mujer, en la cual se secuestró un vehículo, pero la moradora de la casa estaba ausente. Fue la Policía de San Rafael quien la detuvo finalmente en aquella ciudad, cuando Olguín fue a tratar de recuperar su rodado. Desde entonces permaneció detenida en la cárcel del departamento, hasta que el miércoles pasado fue acusada formalmente por el delito de estafa.

Según confirmó la investigación, el modus operandi empleado por la mujer era presentarse en los comercios con tarjetas de pago que tenían las bandas magnéticas dañadas, lo que impedía que el sistema las registrara correctamente. Con esta excusa, Olguín pedía que la compra se tramitara «off-line», sin una confirmación inmediata. Cuando la estafa era advertida, ya era tarde. Se cree que sus movimientos costaron al menos 80 mil pesos a dos comercios sanrafaelinos. Uno de ellos, una casa de venta de cerámicas y artículos de baño; otro, una juguetería.