miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio La Pampa Prisión preventiva para el agresor en el Molas

Prisión preventiva para el agresor en el Molas

APUÑALADO SIGUE GRAVE

El joven de 20 años que el pasado lunes apuñaló a otro en el sector de Pediatría del Hospital Lucio Molas quedó detenido ayer con prisión preventiva. Se le imputó la figura de «homicidio en grado de tentativa» tras la formalización que se realizó en el Centro Judicial santarroseño.
El imputado es de apellido Giménez Argüello y quedará detenido hasta tanto finalicen las diligencias judiciales correspondientes. En tanto, el joven herido sigue internado en muy grave estado en el hospital Molas: se trata de Miguel Angel Díaz, alias «Chuky», de 25 años de edad.
Díaz está con respirador artificial y su estado «es crítico», según las fuentes judiciales consultadas por LA ARENA. Una de las puñaladas le afectó el ventrículo izquierdo del corazón. También sufrió la perforación del intestino delgado como consecuencia de otro de los cortes mientras que la tercera puñalada le provocó un corte en el muslo izquierdo.
La audiencia de ayer a la mañana en el Centro Judicial fue encabezada por el juez Carlos Chapalcaz y como defensora del imputado estuvo Paula Arrigone. El fiscal del caso es Oscar Cazenave.
En las horas posteriores al caso la Justicia ordenó diversos allanamientos y en uno de ellos se encontró el cuchillo con el que Giménez Argüello atacó a Díaz. Desde la Justicia se pidió el cotejo de ADN y otras diligencias para avanzar con la investigación. El atacante, en tanto, fue detenido cuando trabajaba en una obra en construcción.
El grave hecho ocurrió el lunes poco después del mediodía en el primer piso del establecimiento sanitario, donde funciona el área de Pediatría. El joven herido estaba junto a su novia cuando el ahora detenido lo atacó y logró darle tres puñaladas. Desde la Fiscalía de Delitos Contra las Personas afirmaron que los jóvenes tenían problemas personales «desde hace mucho tiempo» y el ataque que sucedió el lunes fue un capítulo más, solo que en este caso con consecuencias gravísimas y en un lugar como el hospital público.

Cámaras.
Un hecho que llamó la atención de los investigadores es que ese sector del hospital Lucio Molas está cubierto con cámaras de seguridad, sin embargo ninguna de ellas pudo registrar los hechos. Las fuentes judiciales lamentaron esa situación ya que muchos casos se resuelven gracias a las imágenes que captan los dispositivos especialmente dispuestos para registrar cada movimiento, sin embargo en este grave episodio no se podrá contar con esos elementos de prueba.