Proponen otra denominación para la Biblioteca Popular

WINIFREDA: ENTIDAD CONVOCO A UNA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA

La Biblioteca Popular “Domingo Faustino Sarmiento” de Winifreda realizará una asamblea extraordinaria para tratar el cambio de nombre de la entidad. La comisión directiva propondrá a los asociados que pase a denominarse Manuel Lej, un vecino que fue socio-colaborador de la institución durante muchos años y falleció en julio pasado, a los 75 años de edad.
“En la última reunión de comisión, en forma unánime, decidimos cambiar la actual denominación de la Biblioteca Popular Sarmiento por Manuel Lej, quien fue un colaborador incansable de esta comisión y una persona muy comprometida con el resto de las entidades. Creemos que Manuel no solo se merece el reconocimiento de los asociados de la biblioteca sino también de todas las asociaciones que hay en la comunidad porque siempre estuvo disponible para el municipio, la escuela, en toda comisión que se formara él siempre estaba dispuesto a ser uno más para aportar su granito de arena”, manifestó Graciela Goby, presidenta de la biblioteca.
Este será el único “tema específico” que se abordará en el encuentro extraordinario convocado para el 23 de octubre, a las 18.30, en la sede de la institución. Goby recordó que Lej ocupó distintos cargos en la biblioteca: fue presidente, secretario, vocal y revisor de cuentas. “Siempre disponía tiempo de su vida para esta institución, estaba visitándola continuamente proponiendo cosas para que entre todos pudiéramos llevarlas adelante”, señaló.

Convocatoria.
La única biblioteca del pueblo fue fundada el 15 de mayo de 1932 y bautizada con el nombre del ex presidente y maestro sanjuanino, el cual se intentará modificar. Los impulsores de esta iniciativa averiguaron el procedimiento a seguir en la Dirección de Personas Jurídicas de Santa Rosa, desde donde “nos informaron que podíamos remover el nombre sin ninguna dificultad siempre y cuando los asociados, el día de la asamblea, estén todos de acuerdo. Y debemos contar con la autorización de la familia de Manuel Lej. La persona más directa que tenía era Rosita, su hermana, y ella ya nos dio su consentimiento”.
La directiva anheló que esta convocatoria tenga una asistencia “importante” y dijo que podrán participar los asociados que tengan la cuota al día. En mayo de 2012, Lej presidió el acto central por los 80 años de la biblioteca y en diciembre de ese año fue distinguido como “Colaborador Meritorio” de la entidad en el Concejo Deliberante.

Subsidio.
En otro orden, Goby reveló que después de un año y medio de espera “ocurrió el milagro” y la biblioteca recibió el subsidio anual que envía la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares.
“Esos fondos nos van a permitir pagar los aportes patronales de la bibliotecaria, que no es una suma pequeña. Siempre recibimos de Provincia un subsidio para el pago del sueldo, pero nunca alcanza porque mensualmente tenemos un gasto de $28 mil entre aportes, sueldos y gremio. El gobierno provincial nos envía entre 20 y 21 mil pesos por mes, el resto lo tiene que poner la biblioteca de sus recursos propios o con fondos que puedan llegar de Nación. Finalmente llegaron, ahora tenemos un alivio económico importante durante 5 ó 6 meses”, explicó.
“Después -continuó- seguiremos trabajando con bonos contribución, ventas de empanadas, participando de algún evento organizado por el municipio para seguir recaudando fondos porque realmente siempre estamos necesitando un aporte extra para el funcionamiento”.
“La luz y el gas aumentaron y todo contribuye a que sea muy difícil seguir adelante cuando los recursos son escasos. Por un tiempo vamos a estar aliviados, después volveremos otra vez a la lucha”. La cooperadora es empleadora de la bibliotecaria del turno tarde. Con respecto a la del turno mañana, “la municipalidad está colaborando con ese recurso humano”, apuntó Goby.