Inicio La Pampa Pueblada que cambió el trabajo petrolero

Pueblada que cambió el trabajo petrolero

25 DE MAYO: RECORDARON RECLAMO

Ayer los medios locales recordaron una fecha clave para 25 de Mayo y toda La Pampa. El 29 de marzo de 2004 un grupo de familias completas se manifestaron en forma rotunda reclamando puestos de trabajo en las áreas petroleras que gestionaban Petrobrás y Petroquímica Comodoro Rivadavia. Lograron un puñado de puestos de trabajo y promesas laborales, pero fue el gatillo que cambió el paradigma del trabajo petrolero en La Pampa y que derivó en la modificación de la Ley de Hidrocarburos que estableció que de cien operarios ochenta debían ser pampeanos.
Todo comenzó a gestarse el 28 de marzo de 2004 cuando un grupo de vecinos y vecinas participaron de una asamblea por éste tema. Cansados de promesas decidieron medidas drásticas: a las 6 de la madrugada del 29, unas setenta personas cortaron el paso a las empresas en la pasarela, ubicada a unos 50 kilómetros de la localidad. En tanto otro nutrido grupo cortaron una vía de comunicación clave: la ruta provincial 34. En ese momento la cuenca tenía unos 400 trabajadores y todos eran rionegrinos.
Las autoridades locales, encabezadas por el intendente Jorge Poletti y concejales, apoyaron la pueblada y realizaron gestiones ante el gobernador Carlos Verna y ante las empresas, con el fin de descomprimir el conflicto pero a su vez apoyando la problemática y el reclamo. La comunidad veinticinqueña también consideró legítimo el reclamo y se sumó a la lucha aumentando el volumen de movilización.
El 2 de abril el Gobierno Provincial decidió clausurar oficialmente la pasarela, adujo que era para «hacer inspecciones». Poco después la empresa Petroquímica aceptó incorporar en su planta de doce empleados, «en forma inmediata», a cinco pampeanos, y Petrobrás aceptó sentarse a hablar con los manifestantes a quien finalmente prometió abrir una instancia de inscripción de postulantes.
La movida tuvo una enorme connotación y fue cubierta por enviados especiales de La Arena. En la edición del 9 de abril, este diario reflejó los festejos de los asambleístas y tituló la nota con una frase que pronunció el sindicalista Héctor Lascalea, de la CTA, que quedó grabada en la memoria de los veinticinqueños: «¡Compañeros, bienvenidos al mundo del petróleo!».