domingo, 22 septiembre 2019
Inicio La Pampa "Puede ser efectivo"

«Puede ser efectivo»

TRATAMIENTO CANNABICO EN NIÑOS AUTISTAS

El uso de Cannabis Medicinal en el Trastorno Espectro Autista (TEA) ya sea leve, moderado o complejo, logró grandes cambios a través de la ingesta del Aceite Medicinal de Cannabis. Sus usuarios van modificando el modo de ver la vida, su interacción, su motricidad y desenvolvimiento social, en su interacción con el medio familiar y social cercano, así como la evolución en el aprendizaje.
Así lo afirmó el colectivo de divulgación, información y asesoramiento cannábico «Lo de Juana», que indicó que, en general, «los niños y niñas pasan de consumir desde 20 pastillas por día -con efectos altamente adversos a corto mediano y largo plazo- a una gran desconexión a pocas o ninguna pastilla con el Tratamiento de Aceite Medicinal de CBD (cannabinoides)».
A través de un comunicado de prensa, la organización indicó que en el diagnóstico temprano del TEA «las variables son múltiples y hay que observar a cada niño y niña en particular al momento de diagnosticar y recomendar el uso del cannabis medicinal».
Al respecto indicó que «en el proceso se solicita mucha observación de parte de las familias para detectar cómo reaccionan los cannabinoides y para poder acertar en la cepa correcta». Asimismo, manifestó que «las investigaciones han destacado la efectividad del cannabis medicinal para tratar el autismo porque mejora el comportamiento y las capacidades comunicacionales».
«Y es que se ha descubierto que hay una conexión entre el autismo y los receptores cannabinoides, tal como los receptores cannabinoides 2 (CB2) y el sistema endocannabinoil», añadió el colectivo «Lo de Juana».

Estudio.
En 2016 se llevó a cabo un estudio con un niño de 6 años diagnosticado con este padecimiento y gracias a este informe se pudo demostrar que el cannabis medicinal para tratar el autismo puede ser efectivo, indicó el colectivo. Durante 6 meses, el niño llevó a cabo un tratamiento con THC y logró que su enfermedad mejorara en aspectos como hiperactividad, letargia, irritabilidad, estereotipos o discursos inapropiados.
«Estos datos y muchísimos otros más, contribuyen a destigmatizar la palabra marihuana. El Cannabis medicinal es un medicamento y hay que poder distinguirlo de su uso recreatvo. En estos tratamientos no hay magia: hay proceso, evolución y sostenimiento. No a todos les funciona igual», aseguró el colectivo.
Por tal motivo, en el comunicado se indicó que «es sumamente importante contar con leyes libres de prejuicios arcaicos».