Quedó firme el fallo judicial e indemnizarán a Sergio García

SIETE AÑOS DE LUCHA

Al haberse cumplido el plazo para apelar ante el STJ, la Cámara de Apelaciones dejó firme el fallo y ordenó a las partes a depositarle a Sergio García 14 millones de pesos en el plazo de diez días hábiles.
Juan José Reyes
Después de batallar en los estrados judiciales durante siete años se hizo justicia, tarde pero justicia al fin. Al no recurrirse la sentencia por parte de ninguna de las partes el fallo de las camaristas subrogantes de la Sala Uno María Gloria Albores y Laura Cagliolo ya no admite más instancias judiciales. Sergio García quien acampa desde hace dos años en un patio interno de la Ciudad Judicial en una carpa levantada por él mismo, sostenido por la solidaridad de la gente, quedó parapléjico en 2011 tras un siniestro vial, al caer de su moto en una zanja de una obra sin señalizar. Le inició juicio a Ilka Construcciones, al municipio local y a la provincia. Ya en 2017 un fallo de la jueza María del Carmen García lo había favorecido, pero las partes apelaron.
Con el patrocinio letrado de los abogados Guillermo Galcerán y Marcelo Piazza en los autos caratulados “García, Sergio Francisco c/ ILKA Construcciones y Otros s/ Daños y Perjuicios Expte. 88.594/18”, el mecánico incapacitado que inició hace 7 años la demanda en tres frentes, finalmente ganó. En la época que batallaba contra el PAMI para conseguir una silla de ruedas había dicho “no me cabe la menor duda de que la justicia, tarde o temprano va a llegar, solo tengo que aguantar y resistir”. Este hecho, de alta repercusión mediática hizo que hasta el Registro Civil accediera a colocarle en su documento, la dirección de la Avenida Perón en la Ciudad Judicial. Hace poco fue internado en el Hospital Evita para tratarse de una infección en la espalda a causa del ingente tiempo de exposición a la intemperie sobre una silla de ruedas no acorde a su tamaña discapacidad.

Duro trance.
El accidente ocurrió el 1º de abril de 2011, entre las 21.30 y las 22 horas. García se conducía en su moto Corven por la calle Arriaga en el barrio Santa María de La Pampa de la capital provincial, y al llegar a la calle Ferreira se encontró con un montículo de tierra y un pozo abierto que lo agarró de lleno, impactando contra el mismo cuando trató de saltarlo. El accidente de tránsito le ocasionó una incapacidad física-neurológica permanente de un 90% y quedó parapléjico.
En mayo del año pasado la jueza civil de primera instancia, María del Carmen García, hizo lugar a la demanda por daños y perjuicios ordenando una indemnización de $2.648.000 más los intereses devengados desde la fecha del accidente de tránsito. Todos los codemandados centraron su defensa en la culpa de la víctima, como eximente total o parcial de la responsabilidad civil que eventualmente les cabría -dice el primer fallo en su favor-. La Justicia dejó sentado claramente que no existió, por parte de la víctima, conducta alguna que incidiera en la producción del siniestro que lo tuvo como protagonista.
La demanda de García abarcaba siete rubros: daños patrimoniales (lucro cesante por incapacidad sobreviniente, pérdida de chance de ascenso laboral, gastos de asistencia y cuidados por terceras personas, gastos terapéuticos futuros y acondicionamiento de la vivienda acorde a su incapacidad) y daños extra patrimoniales (daño moral). Ahora el Tribunal de Alzada, resolvió en su favor y los valores aplicados a tasa mix dan un pago del siniestro de 14 millones de pesos. Si bien a Sergio Felipe el dinero no le devolverá sus piernas al menos repara muchas otras cuestiones.