Inicio La Pampa Quejas por la falta de apoyo

Quejas por la falta de apoyo

REALICO: COMERCIANTES SE MOVILIZARON POR PRESION FISCAL Y TARIFAZOS

Los comerciantes se quejaron ante la falta de apoyo de las autoridades comunales, políticos, y sobre todo de los dirigentes del Centro de Industria y Comercio que nuclea a los realiquenses, a los que le pedirán una reunión. Los reclamos se dieron el martes a la noche, cuando alrededor de un centenar de comerciantes y vecinos de Realicó marcharon y realizaron un «cacerolazo» contra los «tarifazos» y los severos controles que llevan a cabo los inspectores de la AFIP y del Ministerio de Trabajo.
Los denominados «Comerciantes en alerta» se reunieron en la plaza central Hipólito Yrigoyen para peticionar ante las autoridades que «corresponden» por la presión fiscal, tarifazos, y reglamentaria a la que se sienten sometidos por la presencia de los inspectores de AFIP y del Ministerio de Trabajo.
El comerciante Hugo Mendoza dijo: «Se han instalado en la localidad y han venido haciendo controles sorpresivos en distintos locales. Queremos que se vayan, sabemos que están haciendo su trabajo, pero los comercios no damos más. Las ventas hoy en día han caído muchísimo y todavía nos caen estos inspectores exigiendo cada vez más y nos sancionan con severas multas».
«Los controles es algo normal, pero esto ya pasa a ser algo anormal, hay una serie de exigencias que en este momento no son oportunas, dadas las circunstancias económicas que atravesamos. Estamos apremiados por todas partes, impuestazos, tarifazos, el aumento de la mercadería que no cesa, tasas de interés descontroladas, siguen con el impuesto al cheque, el Sicre, entre tantos otros impuestos y para completar esto no hay ventas», agregó.
Por su parte Nancy Bazzani, del rubro venta de ropa expresó: «Respeto los controles, pero las exigencias a corto plazo como está la situación económica es imposible, es muy cruel para los que trabajamos en un comercio. Sentimos una agresión, nos dicen que nos faltan cosas, está perfecto pero no nos dan un plazo para adquirirlos. En mi caso me falta el controlador fiscal, tiene un costo de 40 mil pesos, ese dinero no lo tengo, pero no me dan un tiempo para instalarlo y para regularizar la situación, directamente tenemos que cerrar».

Contra las autoridades.
La titular de un geriátrico, Delia Bessone, cargó contra las autoridades comunales y dijo: «Esta gente no defiende el comercio local, pretenden que dejemos de trabajar y vayamos a pedir al municipio, vienen y te atropellan, es una cosa de locos, pienso que el municipio debería al menos defendernos ante estas situaciones. En mi caso tuve que prescindir de una ayudante de cocina porque no me dan los números y si seguimos con esta crisis tendremos que cerrar».
También se sumaron al reclamo los del rubro gastronómico. El dueño de una pizzería, Javier Ale, manifestó: «Atravesamos un situación muy difícil, sobre el tema empleados no quieren que las blanquees porque dicen que no les conviene, pero después te caen los inspectores y te encuentran los empleados en negro y te hacen un desastre, te multan o te clausuran el negocio».
Carlos Peralta, del rubro gráfica y cartelería, expresó: «Hay un grupo muy importante de comerciantes que la está pasando muy mal, tenemos que exigirle a la institución que nos representa, que es el centro de Industria y Comercio para llegar a las autoridades. Ellos (los dirigentes) tienen que gestionar las necesidades del comercio local, seguramente están al tanto de todos, porque ellos también son comerciantes, pero acá (en la marcha) no hay ninguno. A la brevedad habría que solicitarles una reunión».