“Queremos que no nos marginen socialmente”

GALGUEROS REITERAN SU RECLAMO

Hace casi dos años, a mediados de noviembre del año 2016, la Cámara de Diputados de la Nación con 132 votos positivos, 17 negativos y 32 abstenciones, prohibió las carreras de perros de cualquier raza en todo el país. Desde ese día, los galgueros argentinos iniciaron un plan de lucha para solicitar que se revea esa decisión y regular esa actividad.
Hace un año, los galgueros presentaron en la Justicia un recurso de amparo con el objetivo de que los animales pudieran volver a las pistas. Enrique Miguel Masson, secretario de la Asociación Galguera Pampeana, planteó que, desde la agrupación, están pidiendo la regulación de la actividad.
“Presentamos hace un año un recurso de amparo, para solicitar que se regulen las carreras. Todavía esperamos a ver qué se decide, aún no se expidieron sobre si aceptan o rechazan lo que presentamos”, explicó Masson, quien aseguró que la prohibición no es la solución a esta problemática.
“Con la prohibición, las carreras clandestinas no se pueden evitar, porque la actividad es una pasión y algunos galgueros no la pueden abandonar y por eso participan”, detalló. Según planteó, la inhabilitación no sólo puede lastimar a los canes, sino que también margina a los galgueros y los deja en un estado de abandono.
“Lo que queremos es que nos respeten como ciudadanos y no nos marginen de la sociedad. Quienes integramos la Asociación también peleamos en contra de las carreras clandestinas, porque esas actividades lastiman a los animales, por eso proponemos que el Estado regule la actividad. Esa es la solución”, reiteró Masson.

Actividades.
La Asociación Galguera Pampeana se conformó con el objetivo de nuclear a las personas que practicaban la actividad y pelean para que vuelva a hacer legal. Masson explicó que se realizan encuentros regularmente y que, próximamente, esperan llevar adelante diferentes campañas tanto en los pueblos del interior como en Santa Rosa.
“Vamos a empezar una campaña para, por un lado, visibilizar nuestro reclamo y dar a conocer la Asociación y, por otro, captar más socios”, explicó. Actividades que, en varias ocasiones, terminaron en escándalo al ser agredidos por diferentes asociaciones proteccionistas. “Nos quisieron escrachar en varias oportunidades, esto es algo recurrente por parte de ellos”, denunció.
“Estamos cansados de que nos estigmaticen, por eso los galgueros tenemos que tener fe y esperar, sólo pedimos ser escuchados y que la Justicia nos dé una respuesta”, sentenció Masson.