“Quería saber si me podía mirar a la cara”

"QUIQUE" MARIO FRENTE A FRENTE CON EL JUEZ ANDRES OLIE

Compungido, todavía sorprendido por la sentencia del juez que condenó a Brian Nehuén Litardo a tres años de prisión en suspenso -con lo que el victimario de “Lula” Magariños no irá a la cárcel-, Oscar “Quique” Mario quiso entrevistarse con el magistrado Andrés Olié.
Después del juicio oral y público, Olié dispuso que no se leyera la sentencia, sino que fuera entregada a las partes “por ventanilla”. Una potestad que si bien es reglamentaria, estaba lejos de la pretensión de los querellantes.
Como se sabe después del juicio oral y público que se desarrolló la semana anterior -previamente el abogado defensor del victimario había sugerido el juicio abreviado, posibilidad que fue negada por la querella-, el juez determinó que Brian Litardo (20) fuera condenado a tres años de prisión en suspenso, más inhabilitación por 10 años para manejar cualquier tipo de vehículos, y que además hiciera tareas comunitarias.

La muerte de “Lula”.
En el anochecer del 25 de octubre del año pasado el joven conduciendo en contramano una moto, que además no tenía luces, embistió a “Lula” Magariños cuando descendía de un micro urbano, en el barrio Río Atuel, más precisamente en Corona Martínez casi Schmidt. La mujer, gravemente herida, fue internada en el Hospital Lucio Molas, pero posteriormente trasladada al Hospital Centeno en General Pico, donde falleció el 5 de noviembre de 2017.

“Casi una burla”.
Indignación, bronca, y sensación de injusticia fue la que les ganó a los familiares de “Lula” -su esposo “Quique” y sus hijos-, que el lunes pasado a mediodía habían concurrido a la Ciudad Judicial a observar la lectura del fallo. La misma sensación tuvieron los/las integrantes de la Fundación “Estrellas Amarillas”, que estupefactos se enteraron que -además de aquella pena, y de que Litardo fue condenado también con 10 años de inhabilitación para conducir cualquier tipo de vehículos-, se le imponía al autor de la muerte de María Elena Magariños, que tiene que cumplir 6 horas semanales de trabajo comunitario precisamente en la entidad que se aboca a trabajar en la problemática de víctimas del tránsito.
“Es casi una burla… yo pertenezco a ‘Estrellas Amarillas’… Se imaginan que un día cualquiera se aparece este muchacho y dice: ‘soy Brian Litardo, vengo a trabajar con ustedes’… es una situación que no se podría creer”, le dijo “Quique” a LA ARENA.

“El juez no pudo mirarme a los ojos”.
Agregó que “por eso quería hablar con el juez Olié… me negué a notificarme por ventanilla, como pretendían que lo hiciera, y dije que quería conversar con él…”.
Después de algunos cabildeos, de alguna duda que se observaba en su secretaria, accedieron a dejarlo pasar a la oficina del juez: “Somos gente grande… no vengo a pelear ni nada por el estilo”, le manifestó Mario a Olié. “Lo único que quería saber es si sos capaz de mirarme a los ojos”, reveló que le dijo.
“¿Qué hizo él? No pudo sostenerme la mirada… estaba nervioso, y le pedí que me invitara a sentarme”, agregó. En esas circunstancias Mario le dijo al funcionario de su decepción y la de sus hijos por el fallo que había emitido, y que las justificaciones que ensayó Olié no lo convencieron “para nada”.
“Me explicó que como fundamento para la condena había tenido en cuenta la inmadurez de Litardo, que tenía un hijito de meses y que su mujer esperaba otro… ¿Mientras le llega la madurez habrá que estar esperando que se siga comportando como hasta ahora?”, se preguntó el esposo de Magariños.

“Vamos a apelar”.
“Quique” Mario pudo usar de la palabra en la única audiencia del juicio oral, y allí expresó -entre otros conceptos- que no querían venganza, sino justicia. Sostuvo que hasta el 25 de octubre en la familia tenían “sueños, pero desde el 5 de noviembre del año pasado tenemos pesadillas”. El esposo de “Lula” dijo que en su charla con el juez éste le manifestó que esas palabras le habían llegado. No obstante si bien condenó dejó en libertad al victimario.
El periodista y ufólogo le dijo a este diario: “Vamos a apelar el fallo… está decidido. Y la causa la va a llevar adelante el abogado Juan de la Vega”, expresó en el final.