“Quieren hacer un dique tras otro”

AHORA, PORTEZUELO DEL VIENTO Y LOS BLANCOS

El diputado Berhongaray dijo que la presa Los Blancos, que se pretende construir en Mendoza, perjudicará “seriamente” a La Pampa porque afectará el caudal del río Salado. Además, advirtió que Mendoza pretende avanzar en otras represas que perjudicarán a los ríos pampeanos.
“Los pampeanos tenemos que convencernos que Mendoza tiene en marcha un plan para construir un dique tras otro y ellos saben que la venta de energía es la clave para activar otros proyectos hidroeléctricos que tienen dormidos desde las décadas del 60 y 70, y si no los paramos, muchos afectarán nuestros ríos pampeanos”.
El diputado Martín Berhongaray advirtió así sobre un plan de obras hídricas de Mendoza que continúa con las presas Portezuelo del Viento y Los Blancos a pesar de los “impactos sociales y ambientales que tendrán en los ríos pampeanos”. Y agregó: “Son alrededor de cinco los proyectos hidroeléctricos que tienen en carpeta”.
Para la construcción de esas presas, el gobierno mendocino cuenta con el aval político y económico de la Nación, que tiene previsto licitar las obras antes de fin de año, a pesar de la falta de estudios de impacto ambiental, como quedó expuesto en Portezuelo, que todavía no cuenta con el análisis y fue habilitada su construcción por el laudo presidencial.

– ¿Cuál es el estado de avance de la represa hidroeléctrica Los Blancos?
– Lamentablemente para La Pampa la obra viene tomando fuerza y sumando apoyo político. Ahora se llamó a licitación. No hay que olvidarse que forma parte de los proyectos de cooperación de infraestructura del Plan Quinquenal firmado entre Argentina y China a comienzos del año pasado.

– ¿Quién financia esa obra?
– Tengo entendido que el 65 por ciento lo va a financiar el Estado nacional, y el porcentaje restante un consorcio que está integrado por una empresa de capitales argentinos y otra brasilera.

– ¿Cuál es el impacto de esa obra para La Pampa?
– Nos va a perjudicar seriamente porque es una obra que quieren hacer sobre el río Tunuyán que es afluente de nuestro río Salado, y que si bien puede generar mucha energía, en Mendoza nadie esconde que también quieren regular el agua para riego y para incrementar las hectáreas productivas. Los pampeanos tenemos que convencernos que Mendoza tiene en marcha un plan para construir un dique tras otro.

– ¿Cómo debe reaccionar nuestra provincia?
– Con firmeza, planteando una nueva demanda ambiental ante la Suprema Corte de Justicia. Durante muchos años le pedí al gobernador (Oscar) Jorge que promueva esa presentación en tribunales porque ya hace tiempo que el río Salado viene siendo afectado por muchas obras que se realizan aguas arriba de manera unilateral e ilegal.

– ¿A quienes debería demandar La Pampa?
– En primer lugar al gobierno nacional, porque ninguna de estas mega obras pueden realizarse sin su financiamiento, y por supuesto también hay que demandar a Mendoza que es la que empuja la obra y después piensa explotarla. Tenemos que convencernos que en el único ámbito donde La Pampa tiene posibilidades de salir bien parados es en la justicia.

– ¿Qué opina la Fundación Chadileuvú de esta nueva iniciativa?
– La fundación ya expuso ante tribunales internacionales su preocupación y su rechazo al uso discrecional y abusivo que se viene realizando del río Salado por parte de las provincias arribeñas. La defensa de los ríos es una causa provincial, y hay distintos actores que en diferentes ámbitos vienen realizando actividades para que no nos roben más agua. Es fundamental que trabajemos y apoyemos todas estas iniciativas y que le mostremos una posición sin fisuras tanto a las autoridades mendocinas, a las sanjuaninas como a las nacionales.