“Quieren naturalizar el salto al pasado”

HUGO YASKY BRINDÓ UNA CHARLA EN SANTA ROSA

Hugo Yasky, secretario general de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional por Unidad Ciudadana, sostuvo que Cambiemos “quiere naturalizar el salto al pasado y mostrarlo como un cambio”.
“Hoy ser modernos es aceptar que a partir de los cambios que el gobierno nacional quiere hacer Argentina tendrá un escenario social parecido al de Colombia, Perú, muchos estados de México o de Brasil, donde muy pocos van a estar incluidos, ese 30 o 35 por ciento que opina que la economía está bien a pesar de la situación objetiva y la percepción de las otras dos terceras partes”, agregó el dirigente, ayer, en diálogo con Radio Noticias.
Para el legislador del Bloque Frente para la Victoria, el gobierno sinceró el objetivo real de su llegada al poder.
“Es un gobierno que pretende poner a la Argentina en el lugar que estaba hace 70 años, momento que recurrentemente plantea como la cuna de todos los males. Si sacamos la cuenta caemos en la Argentina previa al peronismo, con una economía primarizada, donde todavía éramos el granero del mundo y la relación y el intercambio desigual con las grandes potencias nos ponía límites para poder tener un país inclusivo”, afirmó.

“A dos bandas”.
En este contexto de vuelta al pasado -sostuvo Yasky- se entiende por qué el gobierno nacional es, por un lado, tan “implacable” con los trabajadores y los jubilados, recortando el presupuesto destinado a salud y educación, y, por el otro, “le deja la mano suelta a los grandes grupos económicos”, como las empresas de combustibles, las energéticas y los formadores de precios de los alimentos.
“Vivimos en un país donde parecería que se gobierna a dos bandas: a unos les siguen pagando en pesos y a otros les permiten dolarizar la economía”, arremetió.

“La pregunta del millón”
El referente kirchnerista destacó que aunque un 70 por ciento de la gente está “absolutamente convencida” de que las políticas del gobierno perjudican a los trabajadores y a los pequeños empresarios y que Cambiemos “gobierna para los más ricos”, la pregunta “del millón” es si esa apreciación “se puede trasladar a un voto positivo para tratar de cambiar”.
“La verdad es que las encuestas revelan otra cosa. En ese 70 por ciento todavía hay algunos que no tienen claro cómo se sale de esto”, lamentó el sindicalista.

“Oposición funcional”.
Además, en otro momento del diálogo radial el entrevistado cuestionó a Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba, a Juan Manuel Urtubey, primer mandatario de Salta, y al senador Miguel Pichetto, presidente del interbloque Argentina Federal.
“Son absolutamente funcionales al gobierno. Incluso son parte imprescindible. Cambiemos, siendo minoría como es, no podría sostener su hegemonía en el plano electoral ni en el legislativo si no tuviera el soporte y el aporte de ellos y otros que son oposición en términos ficticios”, remarcó.

Un proyecto de país.
Consultado sobre la necesidad que tiene la oposición de unificarse para construir un proyecto político alternativo al del macrismo, Yasky señaló que es prioritario coincidir en “tres o cuatro ideas muy fuertes acerca del país que queremos”.
“Un país con producción nacional, con respeto por los derechos humanos, con asalariados y un mercado interno moviéndose, que retome la senda de la apuesta a la ciencia y la tecnología, que busque vincularse de manera inteligente con el mundo y no ser el perrito faldero de Donald Trump.
Son cuestiones que, mínimamente, tienen que servir para estructurar un programa de gobierno y definir qué proyecto le ofrecemos a nuestro pueblo”, continuó.

Sinceramiento y autocrítica.
Yasky también reclamó que el llamado progresismo y la izquierda revisen sus estrategias políticas para que no vuelvan a promover el voto en blanco en el caso de que en las próximas elecciones se defina la presidencia mediante un balotaje, como ocurrió en 2015 entre Daniel Scioli y Mauricio Macri.
“No digo que no existan franjas que se agrupen para tratar de construir otros espacios electorales. Pero sí pretendo un sinceramiento frente a la sociedad y una autocrítica por parte de aquellos que con su voto en la segunda vuelta fueron funcionales para que hoy tengamos encaramado en la Casa Rosada a este gobierno que pertenece a la derecha más retrógrada de nuestro país”, apuntó.
“Me parece muy difícil que alguien que pueda decirse progresista se pueda sustraer a la pregunta que va a surgir desde debajo en torno a qué haríamos en el caso de una segunda vuelta y de qué manera aportamos a la construcción de un frente nacional”, añadió.
“Creo que esa pregunta va a surgir si el pueblo argentino sigue como hasta ahora dando muestras de que resiste en la calle”, se esperanzó el dirigente.

¿Qué está en juego?
Para el gremialista, “está en juego la posibilidad o no de que nuestro pueblo pueda seguir teniendo salud y educación”.
“La situación no es tan difícil como la que afrontamos durante el terrorismo de Estado. Así es la historia, con flujos y reflujos. En algún momento el pueblo tiene que poner límites porque lo peor que nos puede pasar es que este gobierno tenga un ciclo largo de dos o tres mandatos de estas características. Entonces sí tendríamos muchas generaciones de sometidos y de gente padeciendo”, concluyó.

“Bonadío, protagonista de la campaña”
Hugo Yasky acusó a Macri de copiar “el discurso xenófobo de Trump y Bolsonaro” atacando a los inmigrantes. “Es una inmoralidad”, opinó, a la vez que repudió las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que justificó la justicia por mano propia. “En un país donde las Madres de Plaza de Mayo nos dieron un gran ejemplo, donde hubo un genocidio de 30 mil personas y a nadie se le ocurrió que podía tener derecho a tomar justicia por mano propia, este tipo de cosas nos muestran un deterioro a nivel gobierno”, puntualizó, para acotar que el gobierno “tenía un discurso hace dos años y ahora lo cambió radicalmente”.
Por otra parte, el titular de la CTA aclaró que “el gobierno debe finalizar su mandato” porque una salida anticipada podría significar un costo de “sangre” de víctimas de los sectores más humildes y desprotegidos de la sociedad, como en otras oportunidades
Finalmente, al retomar la comparación con Brasil, Yasky anticipó que “Bonadío va a ser protagonista de la campaña electoral”, y en ese sentido explicó que “el macrismo apelará a intentar ligar al anterior gobierno con la corrupción porque no puede mostrar como resultado la crisis social y económica que provocó en el país con sus políticas neoliberales”.