Quieren techar una calle con las chapas del Megaestadio

La Municipalidad de Santa Rosa, con el intendente Leandro Altolaguirre a la cabeza, presentó ayer un proyecto denominado “Calle Techada”, el cual pretende techar una calle del centro, que podría ser Coronel Gil o Alsina, en el tramo más cercano al predio ferial de las vías del ferrocarril. Se trata de una propuesta elaborada por el arquitecto Sebastián Turco, quien participó del anuncio junto al jefe comunal, funcionarios y concejales de la ciudad.
La novedad fue dada a conocer durante la mañana de la víspera a través de una rueda de prensa que se realizó en el Prado Digital (Prado Español). El aspecto más polémico de “Calle Techada” es que las autoridades locales quieren utilizar en esa obra las chapas que la empresa Inarco tiene acopiadas en el predio del Megaestadio, las cuales originalmente iban a utilizarse para el techo que nunca pudo colocarse.

¿Reutilizables?
Por esa razón, la idea fue elevada por el municipio al Superior Tribunal de Justicia, puesto que Inarco actualmente está inmersa en un litigio contra el Estado provincial. “Este proyecto lo ha trabajado la concejala Claudia Giorgis de manera particular y la hemos estado acompañando para que tenga un fundamento desde lo turístico, lo cultural, el emprendedurismo y lo comercial de nuestra ciudad”, explicó Altolaguirre.
La concejala del Frepam fue la impulsora de un pedido de informes elevado a mitad de año desde el Concejo Deliberante al gobierno provincial para consultar sobre el estado de los materiales que Inarco dejó acopiados al costado del gimnasio. La respuesta del Ministerio de Obras Públicas fue que las chapas se habían estropeado luego de pasar 10 años a la intemperie, sin tener las medidas de conservación que hubieran permitido que pudieran reutilizarse para otra cosa.
“Las chapas fueron descertificadas, en razón de no haberse respetado las recomendaciones para el almacenamiento de ese tipo de material, es decir, se descontaron aquellos materiales que no se encontraban en buen estado, dado que no podrían ser utilizados para la continuación y finalización de la obra, las chapas panel, se encontraban estibadas a la intemperie, hace aproximadamente diez años, presentaban deterioro en el poliestireno, pestañas dobladas, chapas despegadas de la aislación de poliestireno, paneles doblados, etcétera”, explicó el informe oficial.

La feria y el molino.
Giorgis pareció no tener en cuenta aquel informe de Obras Públicas e insistió con la necesidad de reutilizar ese material. “Hay un litigio entre Inarco y el Gobierno Provincial, pero en definitiva lo que estamos solicitando es que las chapas se utilicen en la ciudad, el 30% ya se han quemado en incendios por eso queremos su reutilización”, dijo.
En cuanto al proyecto “Calle Techada”, consideró que sería interesante poder unir la Feria Franca con el Ex Molino Werner. “La idea trabajada con el arquitecto es anexar una calle techada que puede ser la Gil o la Alsina, desembocando en la Feria, que sirva de punto turístico para colocar mesas, poder tener espectáculos artísticos, lugares de gastronomía y sea de disfrute para toda la familia”, dijo.
“La idea definitiva se presentó hoy (ayer) pero el objetivo también es convocar a instituciones para acompañar el proyecto, cuyo antecedente está en la ciudad de Capilla del Monte de la provincia de Córdoba. El objetivo es darle un uso a elementos en desuso que se están deteriorando para poder asignarles una función para la el conjunto de la sociedad”, concluyó Altolaguirre.