Reclamo de empleadas por falta de pago

Con carteles -sentadas en el hall del edificio de la Cámara de Diputada-, varias empleadas de la empresa de limpieza “Pamela”, propiedad de Raúl Ponce, reclamaron ayer por el cobro de sus haberes.
Ya en anteriores oportunidades habían expresado quejas porque el propietario de la firma se retrasaba en los pagos, y en algún momento refirieron que no eran tratadas de la mejor manera.
Ahora, con cartelería alusiva, sentadas en sillas y a la vista de quienes ingresan a la Legislatura, reclaman que Ponce les abone sus haberes atrasados en tres meses. “Raúl Ponce pagános”, “sin luz, sin gas, sin hogar”, son algunos de los mensajes escritos en diferentes carteles de tela.

Ponce deja.
Lo peor es que Ponce dejará de prestar servicios en la Cámara de Diputados el último día del corriente mes y año, con lo que a partir de la semana que viene las empleadas ya no deberían concurrir a sus tareas. Obviamente el contratista que debe realizar la limpieza del edificio cobró en tiempo y forma los valores estipulados mensualmente, pero no hizo efectivo los sueldos de los tres últimos meses a sus empleadas.
Desde la semana próxima una nueva empresa -que se adjudicó el trabajo por concurso- se hará cargo de las tareas que venía realizando la empresa de Ponce.