Río Negro aprobó el cannabis medicinal

CRITICAS A LA NORMA APROBADA

Los avances para el uso medicinal de cannabis no tienen decisiones políticas efectivas más allá de la aprobación de leyes y normativas, tanto en la Nación como en las provincias. El miércoles fue la Legislatura de Río Negro la que aprobó el marco regulatorio para la investigación médica y científica de la planta de marihuana pero lo hizo en medio de críticas porque, según resaltaron algunos diputados, se trata de “cáscara vacía”.
En La Pampa, muchas familias que utilizan el aceite de cannabis para tratar distintas dolencias y enfermedades, también se quejan por la falta de “decisión política” para avanzar hacia un uso legal (con todo el amparo del Estado) del cannabis al tiempo que se permita el autocultivo; siempre bajo el amparo legal y científico requerido.
En su última sesión, la Legislatura rionegrina aprobó también la autorización para la importación de un determinado aceite elaborado en base a esa planta. Se trató de una adhesión a la normativa nacional en el mismo sentido.
Sin embargo, aunque se aprobó por unanimidad en segunda vuelta, el proyecto no satisfizo a todas las bancadas y desde la oposición se criticó que no se permitió incorporar modificaciones y nuevos artículos, tal como se había comprometido el oficialismo con los pacientes y sus familiares cuando se trató la iniciativa en primera vuelta.
“Estamos de acuerdo con el proyecto, pero no se cumplió lo que se dijo en relación a que entre ambas vueltas se escucharía la palabra de expertos y se sumarían nuevas opiniones a la normativa”, sostuvo el legislador del Frente para la Victoria, Nicolás Rochás, que fue uno de los autores de una de las propuestas presentadas, que luego se resumió en un solo texto.
Rochás calificó como “cáscara vacía” la norma aprobada, ya que impulsa investigaciones que, según consideró, difícilmente el gobierno se comprometa a implementar, “como tampoco lo está haciendo el gobierno nacional”, afirmó.
Además, se quejó de que no haya sido tenida el cuenta la jurisprudencia que sienta el fallo reciente que autoriza a los padres y abuelos de Joaquín, un niño rionegrino que padece síndrome de Tourette, a cultivar cannabis en distintas cepas para suministrarle al pequeño.
La propia abuela de Joaquín, María Eugenia Sar, estuvo en la Legislatura cuando el tema se discutió en primera vuelta y criticó el escaso alcance de la norma. En los próximos días, Sar viajará a Tierra del Fuego a disertar, en el marco del tratamiento de un proyecto que autoriza el autocultivo. “Es una pena que acá no hayamos podido hacerlo”, dijo Rochás.

Importación.
La ley nacional a la que la Legislatura rionegrina adhirió dispone que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) permita la importación de aceite de cannabis para su distribución gratuita a aquellas personas que tengan alguna de las patologías contempladas en la norma (sólo fija epilepsia refractaria) y que cuenten con indicación médica.
Además autoriza a la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) a investigar el cultivo de plantas de marihuana. La iniciativa establece que la autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud Pública de esa provincia.