Río Negro quiere administrar la barrera sanitaria, del río Colorado

DUPLICARA EL CANON

El gobierno de la provincia de Río Negro propuso asumir la administración económica y financiera de la Barrera Sanitaria, que actualmente está en manos del Senasa, un organismo del Estado nacional. El objetivo que manifestaron los rionegrinos es el de mejorar y profesionalizar los controles.
Los controles en el límite entre La Pampa y la provincia ubicada al sur del río Colorado han sido denunciados desde el gobierno pampeano por considerar que son una “barrera comercial”, cuyo único objetivo es defender la producción de carne de aquella provincia en detrimento de la realizada en nuestra provincia.
El diario Río Negro, que se edita en General Roca, informó que la provincia vecina proyecta un presupuesto de 280 millones anuales, con participación de las provincias y entidades ganaderas, pretendiendo garantizar la disponibilidad de la recaudación y subir los costos del canon de paso.
“El ministro de Agricultura, Alberto Diomedi reconoció el esquema diseñado y el ofrecimiento trasladado a las provincias patagónicas y la Nación, aceptando que todavía falta resolver si la administración se asentará exclusivamente en la provincia, con Río Negro Fiduciaria, o la asunción del manejo por parte de la Funbapa. Resta además consensuar los aportes de las partes, y siempre resaltando que el manejo sanitario continuará en el Senasa”, informó RN.

Profesionalización.
Hasta el año 2015, la barrera dependía de la Funbapa y recién entonces Senasa tomó para sí las funciones administrativas y patrimoniales. “El objetivo -explicó el ministro- es avanzar en mejoras a partir de la ‘profesionalización, capacitación y divulgación’, con controles integrados, admitiendo las limitaciones actuales del Senasa para producir modificaciones. Por caso, los recursos del canon ingresa a la caja nacional y el organismo administrador no logra su directa disponibilidad”, explicó el matutino roquense.
De acuerdo a la crónica publicada en la víspera, en la Patagonia hay 14 puestos de control, con tres patrullas móviles y totalizan unos 250 trabajadores. Los asentamientos totales son Pata Mora, Catriel, Barrancas, 25 de Mayo, Casa de Piedra, Picún Leufú, Pichi, Japonesa, San Antonio, Río Colorado, Puente Vecinal, La Adela, Bahía Blanca (km 714 de ruta 3) y Pradere. “La principal concentración está en Río Negro entonces el gobierno provincial advierte de un esfuerzo mayor en la reorganización”, informó RN.
El matutino resaltó que el presupuesto estimado por Río Negro llega a los 280 millones anuales para salarios, funcionamiento, capacitación e inversiones, esencialmente la incorporación de tecnología -como scanners- para un más efectivo control en los pasos. El canon actual es de 25 pesos para los autos y 250 para los camiones. “Esos costos están desactualizados, por lo menos, hay que llevarlos al doble”, afirmó Diomedi en diálogo con Río Negro.