Robo a una empresa constructora

Dos personas fueron detenidas y están acusadas de haber sido autores de un oneroso robo al obrador de la empresa constructora de caminos y obras públicas Burgwardt y Cía SA. El hecho fue caratulado como Hurto Calificado y tuvo lugar en horas de la madrugada del domingo 2 de septiembre. Los acusados son dos hermanos que hace un mes atrás habían sido contratados por la firma -estaban tercerizados-, y que dejaron de prestar el servicio cuando la empresa concluyó los trabajos en el alteo de la ruta nacional 35, en el Bajo Giuliani, al sur de esta capital.
De acuerdo a los datos a los cuales accedió LA ARENA, previo a actuar, los delincuentes sobornaron al sereno del obrador con 2.000 pesos; y luego utilizaron una pala cargadora de la firma damnificada, a los fines de hacerse con 5.000 kilogramos de piedra canto rodado para asfalto que depositaron en un acoplado batea (que sería de su propiedad). También hurtaron 400 litros de gasoil Euro; tres palas de punta y cubiertas para camión. En el hecho intervinieron la Seccional Quinta de Toay, Seguridad Rural de la Unidad Regional Uno (URI) y la Fiscalía de Delitos contra la Propiedad y Juicios Directos a cargo del fiscal Facundo Bon Dergham.

Confesó.
La firma damnificada realizó la denuncia correspondiente sobre lo ocurrido en la Comisaría de Toay. Desde ese momento se iniciaron las diligencias necesarias para dar con los autores del hurto que económicamente significó buena cantidad de dinero en perjuicio de Burgwardt y Cía S.A. Lo primero que hicieron los investigadores fue hablar con el sereno, un hombre de Santa Rosa que aseguró “haberse quedado dormido” y que “no sintió nada”. Sin embargo, luego de un extenso interrogatorio el hombre se quebró y confesó que había recibido un pago de 2 mil pesos para hacer “la vista gorda” y para que los ladrones pudieran actuar sin problemas.
El hombre confesó todo. Dijo quienes le habían pagado y contó incluso como se llevó a cabo el hurto de los materiales y el combustible. Estuvo detenido durante algunas horas, pero después fue dispuesto en libertad.

Allanamiento.
Con los datos recabados y con la respectiva orden de allanamiento, la Policía logró dar, días después de ocurrido el hecho, con los hermanos acusados al momento que se encontraban en una vivienda de Toay. Los procedimientos efectuados a los fines de localizar las piedras, el combustible y las palas robadas; y el camión con la batea empleados para cometer el hecho, dieron sus frutos. Sin embargo no lograron hallar las piedras y el combustible.