Robo de bicis: ¿van a un mercado negro?

Las redes sociales se han convertido, entre otras características, en un medio para canalizar denuncias. Desde pérdidas de pertenencias personales, como pueden ser documentos, billeteras y tarjetas, hasta acusaciones por estafas que con el correr de las publicaciones suman una mayor cantidad de víctimas. En este sentido, si se pudiera realizar un ranking de las denuncias públicas, los robos de bicicletas de media y alta gama se quedarían con el primer lugar.
En Santa Rosa, por ejemplo, son varios los usuarios de Facebook que prefieren reclamar por sus bicicletas robadas a través de las redes antes de hacer la denuncia en una comisaría. Miles de comentarios y contenidos compartidos generan las publicaciones en las que los usuarios denuncian las bicicletas en cuestión, mostrando fotos de ellas, y características particulares. En muchos casos se ofrecen recompensas y se brindan teléfonos celulares para ubicar a los dueños.
La comunidad de las redes, muy activa en estos casos, comenta y comparte el contenido para “viralizar” este tema. Algunos aportan datos certeros, pero en la mayoría de los casos terminan siendo sólo colaboraciones para dar a conocer el hecho.

Relato de un robo.
Uno de los últimos casos fue dado a conocer por Matías Campana, quien fue víctima del robo de su rodado hace una semana y publicó en Facebook el hecho: “ayer me robaron la bici. Es una Zenhit Sala color amarillo, única en Santa Rosa. Fue sustraída del patio de mi casa en Tierno y Luro. Recompensaré devolución. Por favor, compartir”. A través de su relato Campana dejó en evidencia lo que parece ser una cruda realidad: “están robando bicicletas todos los días”. “Yo por ahora no tuve novedades. Me la sacaron del patio de mi casa hace una semana. Saltaron la reja”, sostuvo y agregó “mi mamá estaba adentro de la casa… ¿Y si justo salía al patio?”, se preguntó preocupado. Respecto del hurto sufrido el deportista relató que “se meten hasta adentro de las casas para robarlas. Se ve que hay mucho mercado. Denuncié el robo pero no tengo novedades”, dijo.
Matías comenta que estos robos, lamentablemente están siendo “comunes” en muchas provincias: “en Mendoza salen a andar en grupos, porque si te agarran solo en la calle, fuiste”, describió. Finalmente dijo: “para venir al trabajo uso una moto vieja, porque ya se han robado varias del estacionamiento”.

Denuncias.
Desde la Policía informaron que los rodados en su mayoría son de gama media, que tienen “precios altos en el mercado”. “Las bicicletas denunciadas cuestan como mínimo 15 mil pesos”, aclararon. Las denuncias también varían dependiendo de los barrios y a través de un relevamiento de LA ARENA en diversas Seccionales de la ciudad se pudo saber que: “no todos vienen a la comisaría a efectuar la denuncia o exposición. Supongo que la mayoría prefiere hacer público el robo porque en las redes sociales tienen un alcance mayor. Pueden publicar la imagen del elemento sustraído y dar mayores características. Acá hace dos meses que no tenemos denuncia de robo de bicicletas y la última que denunciaron fue recuperada y entregada”, sostuvo un comisario local.
Otro efectivo dijo que “en los últimos 10 días deben haber venido a denunciar como mínimo tres veces”.

¿Mercado negro?
En medio del relevamiento se pudo averiguar por otra fuente policial que, cerca del centro capitalino hay una banda integrada “por menores de edad” que se dedican al hurto de bicicletas y “están identificados y puestos a disposición de la Seccional Séptima”. “Las cámaras de videovigilancia fueron cruciales para atar los cabos sueltos”, sostuvo el policía. A su vez indicó que “a veces se puede lograr dar con el paradero del elemento robado. Otras veces es muy difícil. Estimamos que no se encuentran porque las desarman”. En este sentido dejó abierta una incógnita: ¿Hay un mercado negro de bicicletas en Santa Rosa?

Deportistas
Entre las denuncias realizadas por los ciclistas hay competidores de reconocida trayectoria en el Mountan Bike local y zonal. Entre ellos Gustavo Wiggenhauser, Melo Ganora, Juan Vega, Sonia Suárez, Marcelo Burgos, o ciclistas aficionados como Juan Pablo “Pollo” Pollak (conocido guía de montaña pampeano), a quien le robaron dos costosas bicis del interior de su casa.
El hurto sufrido por Wiggenhauser fue llamativo en principio porque una de sus bicicletas era “única” en la provincia. El robo ocurrió a principios de enero pasado y nunca pudo recuperarla.
Otro caso resonante fue el de la deportista Melo Ganora, quien el pasado octubre denunció el robo de una bicicleta que para ella tenía un valor incalculable. No por el precio que representaba el rodado en sí, sino porque había sido un regalo de su pareja, el reconocido ciclista del Sindicato de Empleados Públicos de San Juan, Elias “Chucky” Pereyra, quien perdió la vida en un siniestro vial. La última denuncia la hizo el deportista realiquense Marcelo Burgos hace tres días atrás.