Salamone: “Dilucidaremos responsabilidades en debate”

DOS ENFERMEROS A JUICIO POR BEBA QUEMADA CON UN CALOVENTOR

(25 de Mayo) – Una enfermera y un enfermero del Hospital Jorge Ahuad de 25 de Mayo fueron imputados y llevados a juicio oral en una “audiencia de ofrecimiento de pruebas” celebrada hace unos días en General Acha. Es por el caso de la beba recién nacida que sufrió quemaduras graves a causa del uso de un caloventor. Para la Justicia no hay médicos involucrados. La misma se hizo en el ámbito del Juzgado de Control que conduce Gastón Boulenaz.
Allí el magistrado aceptó la pretensión acusatoria con el pedido de elevación a juicio oral y público del caso que está caratulado como “lesiones graves culposas” solicitadas por el Ministerio Público Fiscal en las personas del fiscal Juan Bautista Méndez y la fiscal adjunta de 25 de Mayo Eugenia Bolzan. En el acto jurídico los padres de la menor, que son querellantes, fueron representadas por el abogado Jorge Salamone, mientras que por los imputados participó su defensor, Juan Ravinale.
Los hechos que investiga la Justicia se produjeron el 5 de abril de 2015 en el Hospital Jorge Ahuad de 25 de Mayo. Allí nació en forma prematura una niña quien recibió quemaduras graves a causa de la utilización de un caloventor, implemento utilizado para darle calor a raíz que el nosocomio carecía de calefacción. La beba, a raíz de las lesiones, sufrió la amputación parcial de su pie derecho y deberá usar una prótesis de por vida.

La querella.
El abogado Salamone habló con LA ARENA y brindó algunas precisiones de la situación procesal del caso. “Se trata de una audiencia de ofrecimiento de pruebas donde las partes aportan los elementos en que basan su requerimientos jurídicos tal son documentales, testimoniales y de otro tipo”, explicó.
“Esta audiencia antecede al juicio oral y público, al que accedió el juez tras valorar las actuaciones y la acusación de los fiscales y la querella. Creemos que a mediados de marzo el juez de control Boulenaz fijará la fecha de su realización”, agregó.
“Hay dos imputados, una enfermera y un enfermero quienes lo llevaron de la sala de Partos a Neonatología, pero no se sabe fehacientemente quién puso el caloventor que provocó las quemaduras. Creo que en el juicio oral podremos dilucidar eso”, añadió.

Causa Civil.
Salamone reveló que paralelamente corre una demanda civil por los daños que sufrió la menor. “Hemos hecho las presentaciones correspondientes mediante una causa civil. Hay que considerar que las consecuencias que deberá afrontar la niña son irreversibles y permanentes lo que seguramente derivará en una importante indemnización”, señaló.
El abogado querellante admitió a este diario que los reclamos están orientados a Salud Pública. “Hemos hablado con autoridades de la Provincia desde donde no han puesto demasiados reparos en cuanto a la responsabilidad. No obstante nos explicaron que están complicados en hacer algún acuerdo extrajudicial por cuestiones administrativas, es decir que esperarán los pasos que de la Justicia en ese sentido”, indicó.
En este sentido Salamone señaló que está incorporado a las causas penal y también civil de las actuaciones que hizo al respecto la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. “Allí advertimos que hubo muchas irregularidades, una, por ejemplo, es la defección en el sistema de calefacción al punto de que en Neonatología utilizaban como método de calefacción una estufa de cuarzo”, concluyó.

“Con prótesis de por vida”
Laura Oses, la madre de Victoria Sofía, la pequeña que en abril cumplirá tres años, también accedió a hablar con este diario. “No quisimos presenciar la audiencia porque cada vez que sale el tema es traumático para nosotros. Recordar esos momentos realmente me hace mal, es como volver a vivir la situación, por eso nos representó el abogado Salamone. Pero, aunque nos cueste, sí vamos a estar cuando sea el juicio oral y público”, dijo.
“Victoria ya camina y hace una vida prácticamente normal. Ella es fuerte y aprendió a caminar con eso, le costó un poco más que al resto, pero se las rebuscó”, agregó Oses.
“Ella deberá ir reemplazando la prótesis de acuerdo al crecimiento. En diciembre le hicimos la segunda, tuvo un período de adaptación que ya superó”, reveló.
La niña “está bien, dentro de lo que se puede esperar después de lo que pasó y vivió siendo tan pequeña. Pero, por supuesto tendrá que usar una prótesis de por vida”, se lamentó.