Santa Fe sube impuestos a las cerealeras y a los bancos

SIN SUBSIDIO AL TRANSPORTE, LA PROVINCIA SE VA DEL PACTO FISCAL

La empresa Autobuses Santa Fe inició en las últimas horas una campaña de difusión destinada a los usuarios del servicio, advirtiéndoles que con la quita del subsidio al transporte contemplada en el Presupuesto 2019 -ya logró media sanción del Congreso- el precio del boleto a partir de enero será de 40 pesos. Esa cifra está muy por encima del precio que actualmente pagan quienes viajan, 14,75 y que el municipio piensa actualizar en breve llevándolo a casi 20 pesos.
En la provincia de la cual es originaria la compañía, Santa Fe, la semana pasada, la Cámara de Diputados tomó una decisión no exenta de polémica con el fin de compensar la quita del subsidio nacional e impedir que impacte de lleno en los pasajeros. Aprobó una reforma tributaria que apunta a subir el gravamen por Ingresos Brutos a grandes firmas cerealeras así como un incremento del 300% en el Impuesto Inmobiliario para locales de entidades financieras (bancos y financieras).
Se trata de una transferencia de recursos de dos sectores favorecidos por las políticas económicas actuales hacia uno de los más perjudicados, la masa de personal asalariado cuyos ingresos se devaluaron fuertemente este año. Ellos son, en su mayoría, los grandes usuarios del servicio de transporte público de pasajeros.
Pero la medida, aseguran en Santa Fe, no solo compensa el subsidio al transporte sino también los ingresos perdidos por la eliminación del Fondo Federal Solidario (Fofeso), también conocido como el Fondo Sojero, instaurado por un decreto de 2009 y eliminado por el gobierno nacional actual.

Alto impacto.
La reforma tributaria aprobada por la Legislatura santafesina lleva las firmas del socialista Rubén Galassi y del justicialista Luis Rubeo. “Cambiemos optó por votar en contra insistiendo en que no se cortará el subsidio al transporte y un sector de la bancada radical se abstuvo por entender que está próxima la discusión del Presupuesto 2019 de la provincia y los temas deberían estar incluidos en la futura ley de leyes”, informó el diario El Litoral.
Al fundamentar su proyecto, el diputado provincial del socialismo dijo que la eliminación del fondo sojero y del subsidio al transporte iban a tener un alto impacto en Santa Fe. Dijo que esos recursos servirían para compensar el desequilibrio y que las grandes cerealeras y el sector financiero eran los grandes ganadores con los cambios de la política económica.
De acuerdo a la crónica del periódico santafesino, en Ingresos Brutos la alícuota pasará de 0,25% al 2,50% en el caso de comercio al por mayor y menor de agroquímicos, semillas y fertilizantes y al 1% para las actividades de las cerealeras. “Gravamos a 18 empresas, dos de capitales provinciales y las restantes extranjeras o con otra jurisdicción”, aclaró, sin nombrarlas.
“La otra parte del proyecto sube del 5 al 10% la afectación de recursos de Sellos para el Fondo de Transporte y le agrega la suba del 300% del Inmobiliario a locales de entidades financieras de toda la provincia. La estimación es que el Ejecutivo tendrá un fondo de 600 millones para subsidiar al transporte interurbano (60%) y el restante para el urbano y metropolitano”, explicó El Litoral.

Pymes.
El justicialista Rubeo celebró que Santa Fe actúe diferente al gobierno nacional y busque una distribución más justa de los ingresos. “Está todo dolarizado menos el salario en la Argentina y debemos ayudar al trabajador y al estudiante que utiliza del transporte público. Son buenas políticas para adelantarnos a lo que ocurrirá el 1 de enero”, dijo.
Desde Cambiemos, que fracasó en el intento de devolver el proyecto a comisión, insistieron con que no se quitarán los subsidios porque se creará un fondo compensador. Además, endilgaron a los impulsores de la reforma tributaria ser depositarios de un discurso que considera malas a las grandes empresas cuando éstas son generadoras de empleo directo e indirecto.
Desde el socialismo le respondieron que el 96% de las empresas santafesinas son Pymes no alcanzadas por la suba mientras que la actividad financiera ganó en junio de este año, un 94% más que el año pasado. “No atacamos a nadie, buscamos equidad”, acotó. La votación arrojó 33 votos positivos, seis en contra y seis abstenciones.
Santa Fe es una de las provincias que había firmado el Pacto Fiscal con Nación, en el cual se establecía un compromiso por parte de cada distrito de bajar impuestos como Sellos e Ingresos Brutos, algo que la ley aprobada por la legislatura santafesina contradijo.