Se complica cada vez más la pata privada de los PPP

CONSTRUCTORAS NO CONSIGUEN FINANCIAMIENTO PARA LAS AUTOPISTAS

Cada vez que se pone en duda la posibilidad de avance de las obras del Plan de Rutas Seguras y Autopistas del Ministerio de Transporte de la Nación, desde la cartera del ministro Guillermo Dietrich, salen al cruce y aclaran que el cronograma avanza de acuerdo a lo pautado originalmente. Sin embargo, las complicaciones de la economía del país en la era Cambiemos siguen generando incertidumbre respecto al programa de Participación Público Privada.
Ayer, el sitio La Política Online, informó que el viernes el secretario de Participación Público Privada del Ministerio de Hacienda de la Nación mantuvo una reunión con los empresarios que ganaron las licitaciones y representantes de distintas entidades financieras para analizar el avance del fideicomiso con el que se pretendía aventar las dudas de los bancos extranjeros que debían otorgar los créditos a los consorcios empresarios.
“La idea de Guillermo Dietrich de salvar los contratos de Participación Público Privada mediante un fideicomiso no está dando resultados por la misma razón que se complicó el plan original para reemplazar la obra pública con PPP: la falta de financiamiento privado”, informó el portal.

Solo una promesa.
En el artículo se consignó que el fideicomiso por ahora solo cuenta con una promesa del Banco Nación para aportar entre 200 millones y 300 millones de dólares y la idea de usar las garantías (por unos 600 millones) que depositaron los consorcios para la adjudicación.
“La idea de ese fideicomiso era salvar los contratos, que quedaron en serio riesgo por el estallido de la crisis financiera y el escándalo de los cuadernos. Lo primero elevó las tasas de interés para obtener financiamiento y lo segundo espantó a los bancos internacionales que habían comprometido los fondos, porque varias de las empresas ganadoras están implicadas en la causa y por reglas internas no pueden otorgar créditos a firmas vinculadas a casos de corrupción”, recordó LPO.
La idea de constituir el fideicomiso apuntaba a lograr que los bancos internacionales no quedaran directamente vinculados a las constructoras y pudieran poner el dinero que habían comprometido.

Uno para todos.
“En el encuentro del viernes, el secretario de los proyectos de PPP, José Luis Morea, (que estuvo junto a funcionarios de la Procuración) les planteó a las constructoras sobre la necesidad de que consigan financiamiento para el fideicomiso, que tiene como objetivo completar el primer tramo de los contratos. Una vez completado ese tramo y si las condiciones financieras mejoran, ahí se volvería al esquema original donde las empresas conseguían los fondos”, informó LPO.
Sin embargo, el sitio de noticias consideró que, en los hechos, el planteo de Morea, implica un regreso a la idea original aunque ahora con una garantía del Estado y con unos fondos que se repartirían entre los distintos consorcios (de acuerdo a la idea original del fideicomiso). “Es como el viejo sistema pero al revés: las empresas tienen que conseguir la plata, pelear la tasa y el gobierno está como garante”, explicó una fuente empresaria a LPO.
La misma fuente aseguró que el planteo es imposible de cumplir en el contexto actual. Días atrás, el mismo sitio de noticias había informado que se había producido un cortocircuito entre Dietrich y el ex vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui, cuando el primero sugirió que los fondos recaudados con la imposición de las retenciones a las exportaciones se podrían volcar a las obras del programa PPP. Ese pedido “obligó a Gustavo Lopetegui a frenarlo en seco y explicarle que esos fondos” eran “para llegar al déficit cero”.

En octubre.
Según el artículo publicado ayer, los empresarios y Morea volverán a reunirse para explorar otras alternativas para comenzar las obras. Cabe recordar que en el caso de La Pampa, la obra que se realizaría con Participación Pública Privada es la autopista Anguil-Santa Rosa y el tramo de ruta segura entre el límite con la provincia de Buenos Aires y la localidad de Anguil. Se trata del denominado corredor B, que abarca la Ruta 5, entre Luján y Santa Rosa. Esa obra se la adjudicó el consorcio conformado por la empresa china CCA Panamá y la argentina Green SA. El cronograma indica que los primeros trabajos iniciarán el mes que viene.