Se escapó del Ipesa el menor que mató a un joven en Castex

ESTABA EN EL HOSPITAL

Un adolescente acusado de cometer un homicidio en Eduardo Castex se escapó ayer del hospital Lucio Molas de Santa Rosa, lugar al que había sido derivado para que le realizaran curaciones luego de generar disturbios contra guardias del Instituto Provincial de Educación y Socialización de Adolescentes (Ipesa), adonde estaba alojado.
El chico tiene 17 años y goza de un régimen de semidetención con salidas transitorias. Desde la madrugada del lunes la Policía de La Pampa inició una intensa búsqueda encabezada por la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia; la Brigada de Investigaciones y todas las dependencias de Santa Rosa, Toay y Castex.
De acuerdo a los datos a los cuales accedió LA ARENA, cerca de la medianoche del domingo el muchacho inició una serie de disturbios dentro del Instituto. Primero incendió parcialmente un mueble y cuando los celadores fueron a calmarlo éste comenzó a agredirlos con golpes de puño.
Tras la revuelta el personal del Ipesa logró calmarlo y contenerlo, pero fue necesario que lo trasladen al hospital Lucio Molas para que sea asistido por profesionales de la salud y se le realicen las correspondientes curaciones.
Según los datos brindados por funcionarios policiales y autoridades del hospital, el chico estaba en la Guardia del nosocomio cuando se produjo la fuga. Había sido trasladado después de la medianoche y luego de generar altercados dentro del lugar donde se encontraba alojado.
Una vez que se conoció que se había escapado del hospital, toda la Policía inició una intensa búsqueda para lograr dar con su paradero.
El operativo estuvo encabezado por la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia e intervino también la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional Uno (URI) junto a todas las dependencias policiales locales, la Seccional Quinta de Toay y la Comisaría Departamental de Eduardo Castex. Esta última comisaría fue anoticiada de lo ocurrido porque los investigadores no descartaban que el chico pudiera haberse escapado con destino a esa localidad, lugar adonde el año pasado habría estado involucrado en un episodio que terminó con un hombre muerto de varias puñaladas.

Sin autoridades.
Un equipo periodístico de este diario fue ayer por la mañana hasta el predio donde funciona el Ipesa, al fondo de la avenida Palacios, pero los intentos por lograr que una autoridad diera versiones de lo ocurrido fueron infructuosos.
Por el feriado ninguna autoridad estaba en el lugar y el Instituto permanecía prácticamente vacío. Al menos había dos personas pero ninguna quiso dar explicaciones puesto que preferían que lo hicieran las partes correspondientes.