Inicio La Pampa "Será muy difícil que se cumpla"

«Será muy difícil que se cumpla»

CADA VEZ MAS VOCES AUGURAN EL FRACASO DE LOS PRECIOS "ESENCIALES" PARA LOS CORTES DE CARNE

En un intento casi desesperado por levantar a la golpeada economía antes de las elecciones, el Gobierno Nacional anunció un paquete de medidas «anticrisis» para, según sus palabras, brindar un «alivio» a los argentinos. Sin embargo, con el pasar de los días, este «salvavidas» que lanzó Cambiemos se sigue desinflando: ahora trascendió que esos cortes vacunos «esenciales» no tendrán la calidad de la carne de novillo, sino que serán de vaca y de un joven ejemplar de toro. Además, la suma de los cortes ofrecidos por los exportadores -unos 480 mil kilos al mes- representa solo el 0,24% del mercado local.
Cada vez son más las voces que auguran un prematuro fracaso de esta medida. Las críticas son fundamentadas: días atrás se conoció que los cortes de asado, vacío y matambre a $ 149, sólo serán comercializados en el Mercado Central de Buenos Aires, y en las provincias de Córdoba y Santa Fe. Ahora, la nueva novedad es que esos productos no serán de la misma calidad a la cual están acostumbrados los paladares argentinos.
En los cortes bovinos, aquellos que tengan la fortuna de acceder al beneficio no podrán saborear las bondades de la ternera, el novillito ni el novillo. ¿El motivo? La carne que forma parte del acuerdo sería de vaca y un ejemplar de toro denominado Macho Entero Joven (MEJ), dejó entrever un informe que realizó el sitio de Ambito Financiero (www.ambito.com). En otras palabras, carne que no es apta para exportación.

Vaca por novillo.
En declaraciones al mencionado portal de noticias, Martín Florio, encargado de un campo en la zona de Catriló, en La Pampa, explicó cuál es la diferencia entre el novillo y el MEJ. «Respecto a la carne, el sabor es similar al del novillo pero menos tierna y mucho más grasa, y lo mismo sucede con los huesos», sintetizó.
«El MEJ es básicamente un novillo con testículos. Está comprobado que rinde más, porque en el mismo tiempo de engorde, se logran animales mucho más grandes. No es lo mismo un costillar de novillito mediano, uno de novillo grande y uno de MEJ. La diferencia está en el peso, en el tamaño de la costilla, en la cantidad y color de la grasa (es más amarillenta). Lo mismo sucede con el matambre y el vacío», precisó.
Por otro lado, aclaró que «el MEJ, si bien no es un animal castrado, no es un toro. La carne de toro (pesa entre 800 y 1000 kilos) no se puede consumir por lo dura, salvo en carne picada, o hervida. En el caso de la vaca de consumo sucede algo similar, aunque la carne muchas veces es más sabrosa que la del MEJ» ya que «la vaca es un animal con abundante grasa y hoy es el animal que se comercializa en muchas carnicerías, aunque lo hacen pasar por novillo».

Para pocos.
Los frigoríficos exportadores acordaron vender 120.000 kilos por semana de asado, vacío y matambre a $149. Sin embargo, según publica en su portal Bichos de Campo el especialista rural Matías Longoni, esa suma es insuficiente ya que sólo representa el 0,24% del mercado local.
«Los grandes frigoríficos exportadores están nucleados en el Consorcio ABC, que no son más de 30 empresas, en un universo de firmas que llega a las 411 plantas de faena. Como se consumen 2,5 millones de toneladas de carne al año, el mercado local representa unos 200 millones de kilos. La suma de los cortes ofrecidos por los exportadores, unos 480 mil kilos al mes, representa 0,24% del mercado local», afirmó Longoni.

Interior complicado.
Una de las principales dudas de los actores del sector respecto de la implementación del acuerdo es la logística. Se especula con que su instrumentación no sólo será compleja en el interior del país, sino que directamente muchas provincias -entre ellas La Pampa- quedarán fuera de esta medida.

«No van a vender al costo».
El presidente de la Asociación de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, consideró que será «muy difícil» que se cumpla el acuerdo del Gobierno con los frigoríficos exportadores, por el cual éstos ofrecerán asado, vacío y matambre a $149 el kilo y que serviría para «fijar precios de referencia» para los supermercados y carnicerías.
Williams enumeró entre los inconvenientes que la cantidad de 120.000 kilos semanales ofrecida en oferta será «muy poca» y que «se hace en el Mercado Central, las carnicerías no estamos incluidas». Criticó además que «arranca recién en 15 días». «Háganlo bien o no lo hagan, porque no sirve», aseveró en declaraciones al portal de Ambito Financiero.
«Puede ser que las cadenas de supermercados tengan carne a ese precio, pero lo que pasa siempre es que el cliente va y le dicen que no tienen porque no le entregaron. Además lo que compran en Liniers a $149 el kilo no lo van a vender al costo», explicó.