domingo, 15 septiembre 2019
Inicio La Pampa Sinónimo de energía

Sinónimo de energía

Jorge Piana es una referencia en la provincia. Tiene la única empresa que construye, vende e instala grupos electrógenos. Desde su planta en General Pico abastece a nuestra provincia y a clientes de ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Río Negro y San Luis.

Piana señala un equipo de grandes dimensiones y explica que saldrá a la ruta hacia una industria láctea de Alpachiri. Otro grupo ya está vendido a una firma de Eduardo Castex y un tercero irá hacia el oeste bonaerense. «Nosotros los llevamos, los instalamos, comprobamos que esté correctamente en funcionamiento y si después hay que acomodar algo vamos y lo hacemos. En eso el cliente se puede quedar totalmente tranquilo».

Piana es Jorge, tiene 58 años y nació y vivió toda su vida en General Pico. Y su apellido es sinónimo de una empresa que no tiene colegas en nuestra provincia: se dedica a la fabricación y venta de grupos electrógenos. De distintos tamaños y prestaciones, para una industria, un establecimiento rural, un edificio público o un hogar. Todas las opciones.

«Mis abuelos tenían un tambito, ahí ordeñaban y repartían la leche. Cuando mi papá, que siempre los ayudaba, terminó la Escuela Rural a la que iba les dijo que quería estudiar y entró a una fábrica a bobinar los motorcitos de corriente continua que servían para el proyector del cine. Finalmente se recibió de electricista en el Colegio Industrial y en ese entonces ya era jefe de taller en la empresa en la que trabajaba. Mi viejo se llamaba Higmar auque todos lo conocían como ‘El Chango’ Piana y él empezó a trabajar con los generadores junto a Emilio Juan que lo ayudó muchísimo. Estudiaron juntos hasta que empezaron con los grupos electrógenos», recordó Jorge sobre el origen de la pyme piquense.

Piana aseguró que la empresa tuvo «hasta 15 empleados y llegó a vender sus productos a Bolivia». Pero esa marcha hacia el progreso y la expansión sufrió el duro golpe de la crisis que la Argentina padeció en 2001. Y Piana comenzó a tener problemas financieros, tantos que a los 62 años tomó una drástica decisión con su vida.

«A mi papá le empezó a ir muy mal, no podía pagarle a los empleados, lo acuciaban las deudas y no lo soportó. En ese momento se abrió la exportación y entraron los grupos electrógenos chinos, así que todo fue muy difícil. Yo en ese momento no estaba con él porque me había recibido de ingeniero en la Facultad de Pico y trabajaba en Telefónica. La verdad que me iba bien pero estaba toda la fábrica que mi viejo había montado, todo lo que con tanto laburo había levantado así que algo tenía que hacer: fui al remate y compré todo otra vez. Me acuerdo de que al tiempito fui con una amoladora y corté el candado que había en la entrada del galpón. Cuando finalmente entré dije: ‘¿y ahora qué hago?’.

Lo que hizo Piana durante más de un año fue dedicarse a tratar de reactivar la fábrica de grupos electrógenos. «Mi papá le pagó a los empleados con lo que tenía: las camionetas, las herramientas, todo. Hasta los tubos de gas habían sacado, no quedó nada. Yo no sabía qué hacer, hablé con la Provincia y me dieron una mano bárbara. Yo necesitaba un torno grande, al menos para empezar, y me dieron un crédito que recién hace poco terminé de pagar. Esto fue en 2005 y gracias a eso, y a mucha gente de Pico que me ayudó muchísimo, pudimos arrancar y reactivar todo otra vez. Fue un gran esfuerzo pero valió la pena».

Cerrar una etapa.
Otro paso importante en ese crecimiento empresarial fue el traslado al Parque Industrial piquense. La mudanza significó, también, «cerrar una etapa, no estar más en ese taller en el que mi papá había hecho tanto». Para la empresa también se abrió una vía de negocios que generó grandes beneficios, como es la Colonia Menonita que se ubica en Guatraché.

«A ellos les proveemos todos los grupos electrógenos. Llegamos a venderles hasta cuatro grupos por mes, incluso hacíamos trueques: yo les decía el costo de un grupo y a cambio ellos me hacían un galpón. Gracias a eso fue que también nos pudimos acomodar».
Piana estuvo en la reciente edición de la Expo Pymes y allí pudo mostrar toda su producción, con los grupos de distintos tamaños además de los paneles solares que también construye. «Venir a la Expo es una inversión, es la oportunidad de mostrarte y darte a conocer. En nuestro caso somos una empresa bien pampeana que tiene una producción de algo que solo nosotros hacemos y en la que cumplimos con todas las partes del proceso».

La pyme piquense también valora la herramienta que brinda el Compre Pampeano. «Es algo que da mucho resultado, es el plus que nos distinguió de los demás. Hoy vendemos a toda la provincia, en el oeste bonaerense, en el sur de Córdoba, en el suroeste de San Luis y en una parte de Río Negro. Nosotros en diez días armamos un grupo electrógeno», afirmó.

La empresa piquense tiene una raíz bien familiar y así lo entiende Piana aún hoy. En total trabajan seis personas, entre ellos su esposa Laura y los dos hijos de la pareja: Esteban y Sebastián.

«Laura es maestra pero ahora ya está jubilada así que se encarga de toda la parte administrativa. Es clave su aporte porque mi idea es que junto con Esteban, uno de mis hijos, se dediquen a la parte comercial, a la venta de repuestos, y mi otro hijo, Sebastián, y yo estamos en la parte del armado, vamos al campo, instalamos el equipo, todo eso. Mi idea es que la empresa se conozca, que tengamos otra cara, que la firma sea sinónimo de grupos electrógenos. Que en toda La Pampa se sepa que Piana es sinónimo de esa especialidad».

Energía solar.
Uno de los proyectos que desarrolla Piana en su fábrica es un sistema de energía solar, un trabajo en conjunto con la EPET 3 de Pico. «Estamos colocando un sistema, un aparato que toma energía solar y va en paralelo a la red de la Cooperativa local. Con eso damos iluminación y energía a todo un sector del colegio, quiere decir que cuando prendan las luces y las computadoras van a usar todo luz solar. Y en caso de que les falte, usan la energía de la Corpico, eso puede pasar si prenden un aire acondicionado o un aparato de alta demanda. Es algo que para una casa de familia está buenísimo, las pantallas de energía solar te permiten un gran ahorro. Si vos ponés el lavarropas, por ejemplo, usás energía solar, y en caso de que te falte, le añadís la que viene por la Cooperativa, pero en el medidor te la ahorrás y por ende también en la factura que llega a fin de mes».