Inicio La Pampa Taxistas aseguran que bajó un 25 por ciento la actividad

Taxistas aseguran que bajó un 25 por ciento la actividad

Si se toma el período que va de diciembre de 2017 a diciembre 2018, hubo 15 mil viajes menos. En los últimos meses la baja en la actividad es de entre 20 y 25 por ciento. Y si a esos datos duros se suman el aumento de las naftas, de los costos de mantenimiento, el incremento del costo de vida, de la inflación y del retraso de los salarios; el panorama es más que preocupante. «Estamos en un momento muy delicado, la rentabilidad bajó de manera notoria».
Julio Escudero trabaja desde hace años como encargado de Radio Taxi La Terminal, la firma que tiene una flota de 90 autos y que, como sucede en muchos otros rubros laborales, sufre los embates de la crisis económica que atraviesa el país.
«El trabajo mermó mucho, nosotros llevamos un registro comparativo de mes a mes y de año a año, y los números son muy notorios: la baja en la actividad está hoy entre un 20 y 25 por ciento. Enero y febrero siempre son los meses más flojos, nosotros trabajamos más fuerte de marzo a septiembre, después retoma el periodo de diciembre por todo el movimiento de las fiestas, pero si (por ejemplo) nos fijamos entre diciembre de 2017 y diciembre de 2018 hubo 15 mil viajes menos», dijo Escudero a LA ARENA.
En la actualidad Santa Rosa tiene en circulación 140 autos que funcionan como taxis y que poseen la autorización correspondiente. A la mala situación económica se suma el pésimo estado de la ciudad y la última fórmula polinómica, que es fijada por ordenanza del Concejo Deliberante y que según los taxistas, quedó «completamente desfasada de lo que es la realidad».
«Nosotros tenemos dos actualizaciones al año, en junio y en diciembre, pero en esta última quedó completamente fuera de lugar. A nosotros nos dio un 53 por ciento y al municipio 25 por ciento: quedamos completamente atrás de los costos. Es evidente que algo pasó, veníamos bien pero pasaron cosas, como dijo alguien…», ironizó Escudero sobre la frase que en su momento pronunció el presidente Mauricio Macri para graficar los problemas económicos de su gobierno.
En ese sentido, Escudero adelantó que ya le pidieron a los concejales que realicen una reunión para modificar ese porcentaje. «Nosotros tenemos los costos reales, por ejemplo de los repuestos. Un auto que hace 10 mil kilómetros por mes, como es nuestro promedio, no puede tener un repuesto de segunda, porque a la larga te va a salir más caro y porque no podés tener el auto parado en el taller. A nosotros nos dio un porcentaje muy superior en la polinómica, por eso pedimos una reunión con el Concejo para que nos expliquen de dónde sacaron ellos ese número».

«Sentido común».
Escudero pertenece a la comisión directiva de Catarata, la cámara que reúne a los propietarios de taxis y que busca una modificación a la ordenanza vigente que fija la bajada de bandera en 37,14 pesos y en 2,15 pesos la ficha.
«Por supuesto que nosotros no queremos una tarifa altísima, porque sino no viaja nadie, es una cuestión de sentido común. Nosotros somos laburantes y sabemos cómo está la situación. No nos sirve cobrar cualquier cosa, pero sí necesitamos tener una cifra acorde a la realidad. Aumentan los combustibles, las cargas sociales y, como decía, todo el paquete de mantenimiento en una ciudad que está destruida. Y esto lo dice cualquiera que circule por las calles de Santa Rosa», afirmó Escudero.

Antigüedad.
Este diario consultó a Escudero sobre la antigüedad que deben tener los modelos de autos que trabajan como taxis en la ciudad. En un principio se fijó una que debían tener, como máximo, diez años hacia atrás respecto al último modelo. Pero luego ese margen se redujo.
«Inicialmente se fijó un tope de diez años y tiempo después se redujo a siete, el tema fue que muchos tenían en cuenta cuando se había fijado la norma anterior, entonces se hizo un reclamo y se permite que los que cumplen los diez años dentro de la ordenanza anterior, tienen ese margen hasta cumplir el periodo. Hoy debe ser el 30 por ciento de los autos que circulan los que tienen hasta esos diez años permitidos», explicó Escudero.
El dirigente de Catarata, en tanto, resaltó que por el uso y el desgaste un auto que funciona como taxi debería circular «unos dos o dos años y medio» antes de ser renovado, pero dada la situación económica y los costos «obviamente se estira hasta lo máximo».
«Hoy el costo de los usados se fue por las nubes, entonces también es muy complicado poder renovar la unidad. El panorama es oscuro por donde se lo mire», lamentó.