Techint, cuadernos y el Acueducto

UN HOMBRE DE LOS ROCCA MENCIONADO POR EL CHOFER, ASOCIADO A PRESUNTAS COIMAS EN LA PAMPA

Dentro de los innumerables artículos periodísticos de la prensa porteña referidos al caso de las fotocopias de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, uno publicado ayer por el diario Perfil, bajo la pluma de Emilia Delfino, recuerda el caso de las presuntas coimas en la obra del Acueducto del Río Colorado, en La Pampa. Se trata del “caso Skanska”, una de las primeras denuncias sobre corrupción en los gobiernos kirchneristas.
La periodista lleva años investigando a Techint, uno de los principales grupos económicos de Argentina, conducido por el magnate Paolo Rocca. La megaempresa aparece mencionada nueve veces en los escritos de puño y letra que investiga la Justicia a partir del aporte de las fotocopias de los mentados cuadernos que hizo el diario La Nación.

Techint-Skanska SADE.
De acuerdo a los polémicos textos, que desataron una ola de detenciones de ex funcionarios kirchneristas y empresarios de la construcción, el encargado de entregar el dinero de Techint a Roberto Baratta, era “Héctor”, quien realizaba las entregas en el mismo edificio de Techint, en el barrio porteño de Retiro (con ingresos por Della Paolera 297 y Alem 1067).
Para la periodista de Perfil, “Héctor” no es otro que Héctor Alberto Zabaleta, director de Administración de Techint. “Uno de los hombres de mayor confianza de los Rocca”, escribió ayer en Perfil.
“Zabaleta ya había aparecido hace once años en la causa Skanska, el primer caso de corrupción de la era kirchnerista. Fue en 2007, en el marco de la investigación contra la constructora sueca, como reveló este diario. El ejecutivo de los Rocca aparece mencionado como el supuesto responsable de ejecutar el pago de coimas a funcionarios de La Pampa para garantizarle a la compañía, entonces socia de Skanska, el contrato del acueducto del Río Colorado. En un audio de 90 minutos, un auditor interno de Skanska dejó probado cómo la constructora administraba el pago de coimas”, explica la crónica publicada en Perfil.

Investigado en Italia.
Luego el artículo abunda en datos sobre Zabaleta, por ejemplo, cuenta que está en la mira de un equipo de fiscales de Milán desde hace dos años. “Le atribuyen ser el el administrador del dinero negro de Techint no solo en Buenos Aires sino en el mundo a través de cuentas suizas y sociedades offshore, y lo vinculan a pagos de coimas en Brasil”, explica.
“Zabaleta (72) estuvo vinculado a Techint 48 años y figura en los directorios de al menos treinta sociedades en Argentina, casi todas vinculadas a la compañía ítalo-argentina y a sus ejecutivos, incluido Paolo Rocca. En la sede de Techint, Zabaleta manejaba un piso con acceso restringido para el resto de los empleados del grupo. Tenía secretarias y una caja fuerte”, abunda.
Algunos testimonios recabados por Perfil entre miembros de la compañía ítalo-argentina, indican que Zabaleta manejaba desde préstamos en negro a los ejecutivos de la empresa hasta “pagos de otro tipo”.
“Al día siguiente al allanamiento ordenado por Bonadio en la sede de Techint, uno de los abogados de Zabaleta, quien dice ya no trabajar en la empresa, se presentó en el juzgado de Bonadio y se puso a disposición de la Justicia”, relata Perfil.
Desde el matutino porteño, que dirige Jorge Fontevechia, se comunicaron con Zabaleta: “Hay muchos Héctor”,respondió sobre su posible mención en las fotocopias de los cuadernos. Héctor relató que durante el allanamiento que Bonadío realizó a la sede de Techint, en Retiro, preguntaron por dos Héctor y desde la compañía le advirtieron que lo estaban buscando.

Supuestos sobornos.
Perfil publicó en abril de este año, en un trabajo conjunto con L’Espresso, de Milán, y el sitio Poder360, de Brasil, que Techint movió millones de dólares en negro entre Suiza, Uruguay y Buenos Aires. “Una parte de ese dinero terminaba en Retiro, en el edificio principal de la compañía (tiene una entrada por Della Paolera 297 y otra por Alem 1067)”, explicó Delfino. Para la periodista, las anotaciones de Centeno en los cuadernos que dice haber quemado aportan “la última pieza que faltaba al rompecabezas”. Pues, según el relato del ex militar y remisero, parte de ese dinero terminó en bolsos, en manos de Roberto Baratta, uno de los funcionarios de mayor confianza del ex ministro Julio de Vido. Del auto de Centeno, en casi todas las oportunidades, el dinero iba directo al departamento de los Kirchner en la calle Uruguay 1306, Recoleta.

El caso de “las valijitas”
El caso de las supuestas coimas en la obra del Acueducto del Colorado es recordado como el de las “valijitas”. Cuando estalló, durante el transcurso del año 2007, último año de la presidencia de Néstor Kirchner, un pampeano que ocupaba la Subsecretaría de Obras Públicas de la Nación, Raúl “Tuti” Rodríguez, tuvo que renunciar junto a Fulvio Madaro (Enargas) y Néstor Ulloa (gerente de Nación Fideicomisos).
Entonces, “Tuti” era el número dos de José López, el ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal que fue detenido tras ser filmado ingresando bolsos con dólares en un convento de la provincia de Buenos Aires.
Rodríguez fue secretario de Obras Públicas de La Pampa entre 1997 y 2003, cuando el gobernador era Rubén Marín, actual presidente del PJ pampeano. Su vinculación con el caso Skanska surgió a partir de la grabación de una conversación entre un auditor interno de la empresa sueca, Claudio Corizzo, y el gerente comercial de la firma Javier Azcárate, quien menciona en un tramo del audio: “El secretario de Obras Públicas nos decía: ‘Bueno, yo te voy a mandar a uno de estos que maneja cuatro empresas, dos empresas, no sé, y le pagás a él’”. En otra parte de la cinta, se mencionaba el ir y venir de “valijitas”:

Corizzo: –¿Qué pasó con La Pampa? ¿Participó Techint?
Azcárate: –Sí. (…)

Corizzo: –Y acá la línea, la valijita.
Azcárate: –La valijita la consolidábamos en Techint o la consolidábamos nosotros o la venían a buscar de La Pampa o se la llevábamos a La Pampa. (…) Es lo mismo dársela a un tipo en un café o dársela a Techint para que se la dé a un tipo en un café. Nos turnábamos para que no nos peguen un tiro.

La causa que se abrió en La Pampa a partir del audio quedó archivada. Rodríguez siempre negó la existencia de coima alguna. El acueducto del Río Colorado, que hoy abastece de agua potable a localidades del centro sur provincial, comenzó a construirse en 1998, tras ser adjudicado a Victorio Américo Gualtieri. Dos años más tarde, Marín le rescindió el contrato por incumplimientos. En 2001, la provincia firmó contrato con una Unión Transitoria de Empresas (UTE) entre Skanska y Techint para terminar la obra.