Telecom sabía que el CD la autorizaría a colocar antenas

PIDIO LA FACTIBILIDAD TECNICA EL MISMO DIA QUE LA ORDENANZA SE TRATO SOBRE TABLAS

El mismo día en que el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza “exprés” que permite la instalación de antenas de comunicaciones en espacios públicos a cambio de dinero para el erario comunal, la empresa Telecom ingresó en la Cooperativa Popular de Electricidad un pedido de factibilidad técnica (suministro de energía eléctrica) para la instalación de cuatro de ellas en distintos puntos del radio urbano y periurbano de la ciudad.
Así lo pudo saber ayer LA ARENA cuando desde la CPE confirmaron la noticia, luego de que un cronista de esta redacción tuviera acceso al pedido oficial de la empresa multinacional. Vía correo electrónico y con fecha jueves 13 de septiembre, Telecom pidió la factibilidad desde su casa central ubicada en la ciudad de Córdoba, por cuatro locaciones.
La fecha del pedido, que obra en poder ahora del Consejo de Administración de la CPE tras haber ingresado a través del departamento técnico, demuestra a las claras que la multinacional contaba con la decisión del Concejo Deliberante, a instancias de un sorpresivo proyecto enviado por el intendente Leandro Altolaguirre, que por el momento se niega a otorgar una audiencia a las autoridades de la entidad solidaria.
La nota de Telecom no hace otra cosa confirmar, por si hacía falta, todas las sospechas sobre una maniobra para ingresar casi de prepo al mercado local avasallando a la CPE y con la inocultable anuencia del intendente y casi todo el Concejo, incluidos los opositores que ahora deben aún mayores explicaciones a sus votantes y a la ciudadanía.

Cuatro sitios.
El pedido de factibilidad técnica a la CPE, un trámite común en estos casos, incluye con seguridad una construcción en el radio casi céntrico y tres espacios ubicados en las afueras de la ciudad, en las zonas Norte, Sureste y Oeste de la ciudad.
El primero está ubicado en la dirección que ocupa el correo privado Oca, en Dante Alighieri 1350 de Villa Santillán, y los otros tres son espacios baldíos. Uno está ubicado a poca distancia del edificio del nuevo hospital, al Norte de la ciudad, entre las calles Junco, Donatti, Antártida Argentina y Aconcagua; el segundo en las proximidades del Barrio Río Atuel, limitado por las calles Luther King, Gentile, Savioli y Calegaris, en el Sudoeste capitalino, y el restante en Juana Azurduy sin número, muy cerca de las vías del ferrocarril, en la zona de quintas ubicadas en el Oeste de la ciudad y al Norte de la Avenida Perón.
Pronto se sabrá si esos tres espacios son públicos o privados, aunque la sorpresa estaría en que no fueran terrenos comunales, dado el tenor de la ordenanza. Si esto finalmente se comprueba, resultará como se sospecha una irrefutable prueba de que Telecom está detrás de esta movida desde mucho antes de tener la certeza de la ordenanza “exprés” que a su gusto sancionó el cada vez más comprometido Concejo local, a contramano de la historia de la ciudad.
Lo que LA ARENA publicó días atrás, como una certeza confirmada por un funcionario municipal, el “lobby” de Telecom por el interés en que esto se apruebe, queda por demás ratificado con este paso de la propia empresa multinacional.
Mientras tanto, en los dirigentes de la CPE crece la indignación y se desparrama por distintos sectores de la ciudad. A ello contribuye la actitud del intendente municipal de negarse a recibir a los cooperativistas, que desde hace varios días esperan una respuesta. Al pedido oficial de una audiencia sólo se le respondió desde la comuna con un mensaje de un funcionario proponiendo un encuentro y la contestación fue ratificar el pedido de diálogo con el intendente Altolaguirre.

Mas certezas, más dudas.
La revelación sobre el pedido de factibilidad de energía para cuatro antenas en otros tantos predios de Santa Rosa por parte de Telecom el mismo día en que sesionó el Concejo y aprobó la polémica ordenanza deja certezas pero también suma interrogantes.
El intendente Leandro Altolaguirre y su equipo y los concejales de la ciudad, salvo Bravo que votó en contra, están debiendo muchas respuestas y aclaraciones sobre el delicado asunto.
Queda claro que Telecom está al frente de esta iniciativa y que su confianza siempre fue total respecto de obtener lo que pretendía. Y también que esta jugada se inició hace mucho tiempo, el suficiente para elegir cuatro lugares para plantar sus antenas. No es algo que -como la ordenanza- se logre de la noche a la mañana.
Se sabrá pronto sobre la propiedad de tres de los lugares elegidos. Y de ahí se confirmará el dato de si los técnicos de la empresa del Grupo Clarín contaron con la apoyatura técnica del municipio que lidera Altolaguirre para dar con ellos. Ahí aparece otro punto que aparece con necesidad de explicación.
También pronto se tendrá la certeza, probablemente hoy con un ejemplar de LA ARENA en la mano, si los concejales que levantaron la mano tenían esta información de lo avanzado que estaba el proyecto que bendijeron favoreciendo los intereses de una empresa foránea en detrimento de los propios vecinos santarroseños organizados históricamente a través de la CPE para defenderlos. Si no la tenían, surge de inmediato otro interrogante: ¿serán capaces de admitirlo y barajar y dar de nuevo conociendo ahora todas las cartas?
Y quedan más preguntas, en este caso para el intendente Leandro Altolaguirre: ¿Seguirá jugando a las escondidas, escudándose en funcionarios de menor rango o dará las explicaciones que el caso requiere, empezando por la decisión de darle las mayores facilidades a una empresa que viene a esquilmar a los santarroseños, a contramano de la historia de Santa Rosa y a cambio de unos pocos pesos que no solucionan nada?
Por último, también deben explicaciones razonables y contundentes los concejales de la oposición, que con estos datos a mano hacen que ese rotundo cambio inconsulto en pocas horas, del “no hay apuro” a votar sobre tablas en forma afirmativa, acentúe las sospechas.
Al parecer, al menos a juzgar por las declaraciones periodísticas que se publican en esta misma edición, en las páginas 14 y 15, concejales oficialistas y opositores no contaban con esta información.

Cuelle.
“Podemos discutir si las antenas están en espacios públicos, porque la ordenanza data del año 2000 y está regulada como deben disponerse las antenas por la ciudad y la única previsión eran los espacios públicos. Yo objeté algunos puntos del proyecto y se me aceptaron algunas modificaciones (en comisión del Concejo) cuatro o cinco, y después habilitar o no en los espacios públicos”, le dijo a LA ARENA el edil de la UCR, Marcos Cuelle.
“Estábamos convencidos que el tema iba a pasar para la semana siguiente y seguir analizándolo”, acotó.

-¿Por qué se adelantó la aprobación del proyecto?
-No soy quien te pueda dar esa respuesta.

-¿Sí el presidente del Concejo, el “Pampa” Domínguez?
-Claro. A nosotros nos dijeron de que había cláusulas de reciprocidad entre las empresas y si alguna ponía una torre debía compartirla con el resto de las empresas que quieran levantar la señal en ese punto. Por eso pensamos que más allá de quien fuera la empresa, debía cumplir con esa cláusula de recriprocidad establecida por el Enacom para el resto de las prestadoras. Y la otra cuestión, es que queríamos cobrarle a todas, a la CPE, Movistar o Telecom. Hoy la CPE ocupa espacios públicos (transformadores en distintos parques como en el González y en el Oliver); se les ha dado concesiones a la CPE y no sé si están pagando por eso. Por eso digo que no hay animosidad manifiesta contra la cooperativa.

Cruce con Bonifacio.
Cuelle aclaró sus dichos en Facebook contra el intendente Altolaguirre y su “chatura” en la gestión. “Hay cuestiones que burocráticamente no se pueden resolver y hay que resolverlas políticamente. Por eso dije que me llamaba la atención que no se haga una obra para Santa Rosa, para un barrio al que le falta infraestructura”.
“Se cuentan con nueve millones de pesos (por parte de la comuna) para un Centro Integrador Comunitario y que sería construido por una cooperativa de trabajo (a través de la “René” Salamanca, de la Corriente Clasista y Combativa), acotó el concejal Cuelle.
“Esto está trabado porque nos piden cosas de un lado y de otro (de Provincia y de Nación), por lo del famoso artículo 151 de la Ley de Municipalidades (fondos nacionales a comunas con permiso de Provincia). Por eso digo que se sienten el gobernador (Carlos Verna) y el intendente (Leandro Altolaguirre) y lo resuelvan. No podemos andar dando vueltas”, puntualizó el concejal.
Durante el gobierno nacional anterior se aprobaron la construcción de dos CIC, uno para General Pico y otro para Santa Rosa, y el de la ciudad norteña fue concluido. “En el medio se cambiaron estructuras burocráticas de Bienestar Social y algunas cuestiones mínimas, pero esto de pedirle permiso al gobierno provincial nos obligó primero a ratificar el convenio con Nación, que mandó el expediente, pero ahora (Provincia) nos piden el expediente de Nación. Ahora es casi imposible que la comuna consiga ese expediente, sería un milagro, y estas dilaciones hacen que las cosas se demoren y no se resuelvan”, añadió.

-No es esta la primera vez que usted tiene diferencias con Altolaguirre.
-Tenemos miradas diferentes sobre algunos temas, pero considero que cuando las cosas burocráticas se traban hay que resolverlas políticamente; que se sienten el gobernador y el intendente para arreglarlas.

Buscan unificar candidatos.
Marcos Cuelle negó que su sector del radicalismo, el que lidera Francisco Torroba, haya decidido lanzar su candidatura a intendente de Santa Rosa y enfrentarlo, entre otros, a Leandro Altolaguirre. Recalcó que los azules están dedicados a conversar con las otras líneas de la UCR y de los partidos que conforman Cambiemos.
Antes de fin de año deberá definirse si la alianza radical-PRO decidirá las candidaturas provinciales y locales sin ir a internas, o si se abre el juego para que sean las urnas las que decidan los nombres que competirán con el PJ en 2019, elecciones desdobladas de por medio.
Algunos de los azules consideran que Torroba debería ir nuevamente por la gobernación pampeana, dejando de lado intentar volver a la comuna capitalina.
El torrobismo designó a Hugo Pérez (ex diputado provincial y director de Pampetrol), como interlocutor del sector a la hora de las negociaciones, y estaría acompañado por el santarroseño Pedro Salas o el legislador provincial Abel Sabarots.

Comisión.
Tras más de una semana de silencio, sin siquiera atender su celular, el presidente del bloque de concejales justicialistas de Santa Rosa, Araldo Eleno, salió ayer a hablar de la polémica ordenanza que su bloque aprobó sobre tablas para regular la instalación de antenas de telecomunicación y soportes de esas antenas, en la ciudad. Dijo que no respondieron a la presión de ninguna multinacional, cuando desde el propio Departamento Ejecutivo municipal admiten que el Grupo Clarín está detrás de esto. Afirmó que la ordenanza se refiere a los “500 terrenos baldíos” que tiene la ciudad, y no a las plazas públicas, y sostuvo que el tema fue larga y profundamente debatido, pero que recién ahora van a escuchar los reclamos de la Cooperativa Popular de Electricidad, a la que no se convocó durante la instancia de debate y es la más interesada en este tema.
En una declaración que ayer hizo llegar a los medios de comunicación, el concejal Eleno se refirió a la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante regulatoria de la instalación de estructuras de soportes de antenas y equipos complementarios de comunicación en la ciudad. En ese sentido adelantó la predisposición del PJ “para que este martes autoridades de la CPE vengan a la Comisión de Obras Públicas a hablar del tema ya que el intendente parece haberse cerrado a abrir el diálogo con los actores involucrados. Ante este desplante del intendente, las puertas del Concejo están abiertas”. Afirmó que la misma no fue sancionada de forma “exprés” y que se estará dispuesto a las propuestas de actores como la CPE para, sí es necesario, hacer las modificaciones que sean planteadas. abiertas”.
Eleno consideró que el proyecto no fue tratado en forma exprés “ya que se trató durante la semana, se recopiló información y en base a eso se aprobó” -no aclaró por qué se sancionó sobre tablas- pero sostuvo que es “una ordenanza que no es perfecta y es perfectible” y por ello “hemos tenido conversaciones con gente de la CPE para generar el espacio para, si es necesario, modificarla”, sostuvo.
Eleno explicó que el bloque tuvo razones para acompañar esta sanción, porque siempre “priorizamos que se invierta en la ciudad de Santa Rosa, que todas las empresas que prestan un servicio en la ciudad lo haga de la mejor manera y haciendo la inversión para que los vecinos tengan la tranquilidad de que está bien prestado”.

Cooperativistas.
“Nosotros siempre llevamos las banderas del cooperativismo -remarcó Eleno-, siempre vamos a defender las cooperativas y a las empresas pampeanas y sobre todo a una cooperativa, pero por encima de todo esto está la bandera de los vecinos”, aclaró.
Dejó en claro que “hubo algún medio que lo contó mal: nosotros no sacamos una ordenanza que permite la instalación de empresas multinacionales en la ciudad. Desde 2002 existe una ordenanza para que cualquier empresa venga y se instale en el patio o terreno de un particular. Ahora lo que aprobamos es que se instalen en cualquiera de los más de 500 terrenos baldíos que tiene la ciudad”.
Remarcó que “esa es la única diferencia. No es que antes no se podían instalar estas antenas porque uno las ve en toda la ciudad. Tampoco es que se van a instalar en las plazas, hay una limitación en la ordenanza: primero tienen que cumplir con la normativa nacional, que está también basada en lo que establece la OMS; tienen que cumplir con lo que se dice en la ordenanza y lo que dice la autoridad de la aplicación. Después de eso sí se van a poder instalar. No es que se le abrió la puerta a nadie, ya estaba abierta. Lo que se hizo es reglamentar a una cuestión para que se puedan instalar en terrenos municipales”.
“Estoy de acuerdo con que la CPE tenga prioridad y se lo manifesté al presidente. Creemos que debe tenerla. Uno tiene que hablar con los actores involucrados, por eso insistimos con la concurrencia de la CPE, para que nos digan qué es lo que se puede mejorar o qué se puede cambiar para que puedan sentir el respaldo que hoy están necesitando”.

Teléfono caliente.
Según el comunicado de Eleno, otra motivación para autorizar la instalación de más antenas en la ciudad, es la salud pública. “Si uno mira la normativa nacional –sostuvo el edil- la misma dice que cuando un vecino usa un teléfono y este se calienta es porque está funcionando exigido y el aumento de la carga de ondas no ionizantes en la ciudad se eleva. Cuantas más antenas haya en la ciudad, las cargas no ionizantes disminuyen, entonces sí existe la remota posibilidad que esto genere un riesgo en la salud; a mayor cantidad de antenas hace que el riesgo sea menor”.