Inicio La Pampa "Toma los problemas con liviandad"

«Toma los problemas con liviandad»

DURA ACUSACION DEL CONCEJAL ELENO AL INTENDENTE ALTOLAGUIRRE

«El intendente lo cuenta como una noticia al pasar», reprochó el concejal Araldo Eleno (PJ) lo que considera escasa preocupación de Leandro Altolaguirre por el impacto que se producirá sobre el boleto de micros urbanos. El edil aseguró que el jefe comunal toma «con liviandad» los temas que le preocupan a la sociedad santarroseña. Áspero, crítico, en diálogo con LA ARENA no tuvo empacho en señalar que la gestión del jefe comunal «banca las políticas de un gobierno nacional que nos lleva a este contexto de país en el que vivimos y por otro lado no se hace cargo de las consecuencias de esas políticas. Creo que no se tiene que olvidar que está en un lugar en el que tiene que defender los intereses de los santarroseños»
-¿Cuál es la impresión que le queda de la visita de los secretarios?
-Primero que nada nos deja preocupación por el aumento del boleto de transporte. El secretario de Hacienda nos manifestó que la municipalidad no va poder afrontar de ninguna manera la quita del subsidio o colaborar.
-¿Qué significa que un boleto se irá a cuánto?
-Lo que sabemos es que impacta directamente en el pasajero porque lo que se quita es un subsidio que beneficiaba a la cuestión social. Va a generar seguramente un incremento de 50 % del boleto, aunque no puedo decir el aumento final porque entiendo que va a ser escalonado en los próximos 6 meses.
-¿Advirtió inquietud en los funcionarios?
-En realidad lo que me preocupa es que el intendente lo cuente como una noticia al pasar, y no esté defendiendo los intereses de los santarroseños. Su gestión banca al gobierno nacional que nos lleva a este contexto de país y además no se hace cargo de las consecuencias de esas políticas. No tiene que olvidar que está en un lugar en el que tiene que defender los intereses de los santarroseños…
-¿Altolaguirre toma estos temas como cuestiones menores?
-Sí, como cuestiones menores…
-¿Cuánta gente se mueve con el trasporte urbano, hay alguna estadística?
-Nosotros no tenemos la estadística porque es muy difícil juntarse con la información en esta gestión municipal.
-¿Qué otros temas le quedaron dando vueltas después de esta visita?
-Algo que nos llamó poderosamente la atención, y se lo pregunté al secretario de Obras Públicas (Pablo De Dios Herrero) fue al preguntarle por la obra del Butaló, porque consideramos que en el presupuesto 2018 se subejecutó una partida: estaba presupuestada una obra de 120 millones y al final del año no se llegó a ejecutar ni el 10 %. Él nos decía que quedaban dos etapas importantes que rondan los 110 millones de pesos que van a pasar para este presupuesto de 2019.
-¿Por qué la demora?
-Cuando preguntamos nos comunicó que él presentó la documentación recién en el mes de octubre, un retraso muy importante mientras los vecinos siguen esperando.
Por otro lado, también nos reconocía y también nos preocupa la liviandad de ese reconocimiento con respecto a la obra del barrio 26 de Septiembre, que por algunos errores técnicos a la hora de generar el procedimiento administrativo y la documentación que se requería la municipalidad volvió a generar una demora. La obra tampoco se realizó y se pasa para este año…
-¿Considera que el Ejecutivo municipal toma con liviandad los problemas de la gente?
-Pienso que sí, y sobre todo toma con muchísima liviandad el tema de sus errores a la hora de llevar a delante el proceso administrativo y generar la documentación necesaria para el financiamiento de esas obras. Creo que estos funcionarios tienen muy poca empatía con los problemas que tienen los santarroseños, y es consecuencia de la falta de presencia en los barrios, porque nadie puede ser tan insensible de no preocuparse o manifestar con tanta soltura que cuestiones administrativas hacen que vecinos que están viviendo una situación que ni siquiera es digna tengan que seguir esperando otro año más.
-¿Hay más cuestionamientos?
-Con respecto a la obra del barrio 26 de Septiembre se puede decir que se habían comprado los caños en la gestión anterior de (Luis) Larrañaga y que en la actualidad se han usado para algún otra obra, lo cual también genera una preocupación: no olvidemos que en la administración pública los insumos se compran para una determinada obra y deben usarse para esa y no otra. Con referencia a la calle Ferrando dijeron que se adelantaron en la compra de caños, un número importante, y esa obra la va a realizar la provincia y la comenzaría este mes. El planteo ahora es qué se va a hacer con esos caños que se compraron, porque ahora la gestión municipal tiene la disyuntiva de ver si los puede vender o utilizar para alguna otra obra, lo cual implica recursos y dinero que pagamos todos los santarroseños.
-¿Hay improvisación?
-Sí, y es preocupante, sobre todo porque no tienen un plan de obras, y también porque falta comunicación con el Concejo, incluso con sus propios concejales. Es una gestión poco permeable.
-¿Y el Plan Director?
-Recién ahora se está trabajando… Fue casi una novela, porque en un momento se anunció que se había iniciado, que se estaba llevando adelante, y después el mismo intendente reconoció que estábamos en el punto inicial. Sí vemos con buenos ojos que se están realizando obras importantes en la ciudad, pero en muchas de ellas la que tomó el toro por las astas fue el gobierno provincial.
-¿Y la planta de asfalto?
-La respuesta sobre la demora para ponerla en marcha sorprende. El secretario de Hacienda comentó que fue porque se instaló sin haber previsto donde conectarla, como quien dice dónde enchufarla, mas allá de que esto no lleva una conexión de un alargue… Y otra vez la gestión municipal con una falta de previsión.
-Hay vecinos enojados porque se puso en marcha y se asfaltó de manera particular una calle.
-Es así, ocurrió en la calle Centeno. Fuimos noticia en algún medio nacional porque llamó la atención como se pavimentó: sólo el centro de la calle sin siquiera correr los autos estacionados. Si uno recorre la calle y habla con los vecinos de ese lugar están muy enojados porque el trabajo deja mucho que desear y en segundo lugar se les mancharon los autos. Ni siquiera les pidieron que los corran con anticipación razonable.
-Hubo respuestas que no conformaron.
-La verdad preocupa este tipo de respuestas. Imaginemos si hubiera entre el público algún vecino del barrio Butaló y escuchaba al secretario De Dios Herrero comentarnos que no se pudo realizar la obra porque implicaba que tuviese que estar él casi todo el tiempo controlando. Con la cantidad de personal que tienen y con la cantidad de funcionarios que hay como puede ser que haya tanta falta de compromiso.