Inicio La Pampa Totalmente prohibida la venta de pirotecnia en Santa Rosa

Totalmente prohibida la venta de pirotecnia en Santa Rosa

Próximo a los festejos de Navidad y Año Nuevo, vale recordar el comunicado llevado a cabo por La Municipalidad de Santa Rosa en donde recuerda que «está en vigencia la Ordenanza Nº 5526, que prohíbe en todo el ámbito de la ciudad de Santa Rosa, la fabricación, venta, tenencia, guarda, acopio, depósito o cualquier otra modalidad de comercialización mayorista o minorista, así como también la manipulación de cualquier elemento pirotécnico y/o cohetería».

«Se considera pirotécnico o de cohetería todo producto destinado a efectos mecánicos, visuales o auditivos, mediante detonación, deflagración, combustión o explosión, así como aquellos de proyección cuyo efecto secundario produzca explosión y/o detonación», continúa el comunicado.

Por último, aclara que los únicos productos autorizados para la venta son los del tipo estrellitas y chasquibunes.

Cabe aclarar además el daño que los estruendos provocados por la pirotecnia causa en los animales domésticos. Los seres humanos escuchan en el intervalo de aproximadamente 20-25,000 Hz, mientras que los perros lo hacen de 67-45,000 Hz y los gatos en el intervalo de 45-64,000 Hz. Esto significa que hay un montón de sonidos estridentes que pueden realmente afectar a perros y gatos, según lo informado por Diario Popular.

En general perros y gatos reaccionan de alguna forma al estímulo tan potente que les produce una explosión. Habitualmente reaccionan con temor ante una tormenta y las luces de los rayos. Pero con la pirotecnia el daño puede ser mayor, ya que para ellos significa una situación inusual y para nada agradable.

Los ruidos estrepitosos que genera la pirotecnia afecta a la mascota por el sufrimiento que padece, y por el riesgo que corre de lastimarse a sí mismo al tratar de escapar, esconderse o hasta extraviarse.

Para este miedo, no existe una predisposición determinada por la raza, la edad o el sexo de la mascota, simplemente es una respuesta de temor intensa al ruido.

En tanto que los gatos, no solo se pueden alterar por los destellos de los fuegos artificiales, también les afecta el ruido. Por eso conviene asegurarse que el gato esté adentro de la casa mucho antes que comiencen las celebraciones.

En el caso de los perros, convendrá dejarlos que se escondan en el lugar que ellos elijan como más seguro. En lo posible dejarlos en una habitación, con música o la televisión prendida, para atenuar los ruidos, y hacerles compañía tranquilizándolos. La reacción no es idéntica en todos los perros; algunos salen corriendo por la necesidad de escapar de la zona en que aún se pueden oír o ver las detonaciones, y no paran hasta que están lo bastante lejos para no percibirlas o hayan terminado. Esto puede ocasionar que se extravíen y no regresen más al hogar.