Inicio La Pampa Una combi escolar se incrustó en una casa y la familia hace...

Una combi escolar se incrustó en una casa y la familia hace 10 días que está sin gas

UNA FAMILIA DE 25 DE MAYO ESTA SIN GAS DESDE HACE 10 DIAS

Una familia de 25 de Mayo hace diez días que está sin gas a causa de que una trafic escolar le chocó el frente y le rompió el medidor. Asegura que los responsables del vehículo no se hacen cargo de la reparación y que, atento la ola de frío, debió refugiarse en la casa de familiares. Pidieron ayuda a la comunidad veinticinqueña para que les donen al menos un caloventor, quiere volver a su casa para hacer su trabajo de costurera que es su única entrada.
En la tarde del 6 de junio pasado, una combi, que se dedica al transporte escolar, circulaba por la calle Intendente Alvear y en un momento la conductora perdió el control, se subió a la vereda e impactó contra el frente de la casa de la familia de Mónica Hernández.
«En esa calle hay una pequeña curva y la conductora del rodado perdió el control chocando contra una propiedad. El impacto produjo una importante fuga de gas que, afortunadamente, pudo ser controlada. En el vehículo iban nueve alumnos de los cuales solo dos recibieron lesiones leves», revelaron fuentes policiales.
Los mismos voceros confirmaron que en horas de la tarde debieron concurrir a un domicilio de la calle Intendente Alvear donde una trafic, destinada a transporte escolar, se había despistado y literalmente se metió en una casa donde rompió el medidor de gas y se produjo una pérdida. Los vecinos, en las redes sociales, relataron que los chicos no venían atados y que hubo conmoción en el barrio por el temor a una explosión.

Familia autoevacuada.
En las últimas horas la noticia volvió a reactivarse cuando la damnificada hizo una denuncia y un pedido público que visibilizó el medio Radio Génesis 25. «Ya llevo varios días fuera de mi casa, me da bronca porque unos irresponsables -los dueños de la trafic- se lavaron las manos, me abandonaron como basura. Además ni me preguntaron si mis hijas están bien, lo único que les preocupa que tienen que pagar una multa de 75 mil (que le habría impuesto el Juzgado de Faltas). ¿Qué, mi casa no tiene precio? Además ellos trabajan para Educación, llevan chicos todos menores de edad», se quejó Mónica Hernández.
La mujer le puso nombre y apellido a sus reclamos. «Los dueños de la trafic son Edgardo Retamales y su esposa. Ella el sábado me llevó la casilla de gas y me dice ‘agradece que te compramos la casilla’. Tranquilamente me hubiese arreglado cómo estaba mi casa. Ahora Camuzzi no me da el gas hasta que un matriculado vea cómo están las cañerías», dijo la vecina.
La damnificada asegura que no puede cubrir los gastos del arreglo. «Yo no trabajo, vivo con mi dos hijas menores, la única entrada de dinero es de mi costura, si hubiera tenido el dinero ya hubiera hecho arreglar todo el daño del gas. Ya no sé dónde más ir, estamos en veremos», señaló.
«Pienso que si trabajás con un vehículo tenés que tener todo en regla, más cuando trabajás para una institución. Le agradezco a mis padres que me dieron alojamiento porque no sé qué hubiera hecho con mis hijas, una tiene problemas de asma, yo con mi problema de columna y presión alta. Así como se preocuparon por los chicos que iban en la trafic, nosotras también somos seres humanos como ellos», concluyó.