miércoles, 13 noviembre 2019
Inicio La Pampa La historia de "Achi": una deportista pampeana en EE.UU.

La historia de «Achi»: una deportista pampeana en EE.UU.

PIQUENSE JUEGA AL TENIS Y ESTUDIA KINESIOLOGIA EN ESTADOS UNIDOS

La tenista piquense Angeles «Achi» Cueto, de 19 años de edad, desde hace varios meses está radicada en Estados Unidos, donde inició sus universitarios de kinesiología y continuó con su carrera deportiva. Durante el receso volvió a General Pico, donde entrena todo la semana, muchas veces en doble turno, con el reconocido e histórico entrenador Guillermo «Willy» Trueba. A mediados de agosto, volará a Norteamérica para seguir con sus estudios y con su carrera tenística.
«Tengo una beca que me cubre el ciento por ciento, por eso puedo ir, sino me sería imposible, lo único que pago es el pasaje y algunas cosas más. Entrenamos entre cuatro y cinco horas por día con el equipo y en la Universidad tengo tres o cuatro clases por día. Estudio kinesiología en la Universidad de Louisiana Monroe. El primer año es común a otras carreras y ahora arranco con la especialidad», le contó a LA CHUECA.
La compañía de otras jóvenes argentinas, con quienes comparte estudios universitarios y su pasión por el tenis, hace que el desarraigo se sienta un poco menos.
«Somos varias chicas que entrenamos con un ayudante a la mañana temprano entre dos y tres horas y otras dos o tres horas a la tarde. En mi universidad somos varias argentinas, hay una de Polonia, otra de Rumania, de Francia y otra de India, que es mi compañera de cuarto», contó.

Lectura y entrenamiento.
La participación de la piquense en el circuito nacional de Argentina, le abrió la puerta a nuevos horizontes y a la posibilidad de emigrar a Estados Unidos y tener esta oportunidad y experiencia de vida.
«Jugué mucho en el circuito nacional y ahí alguien que me vio jugar, me empezó a ayudar, me buscó un par de contactos y se empezó a dar que se complicó más la entrada al circuito profesional porque te tiene que ir muy bien para poder entrar, porque cambiaron algunos reglamentos. Hoy muchos se van a Estados Unidos, y entonces apareció la oportunidad y la aproveché», dijo.
Los días de «Achi» tienen una importante carga horaria, que se reparte entre los estudios y el deporte. Ambas actividades son por demás exigentes, y el tenis va atado a su carrera universitaria, dado que tiene que aprobar los exámenes para mantener la beca y continuar con su estadía en el exterior. Sin embargo, aseguró que le «va muy bien», lo cual la deja muy contenta.
«Solamente tenemos un día a la semana que es de descanso, porque hasta los sábados entrenamos si es que no tenemos torneos. Todos los fines de semana nos vamos a jugar algún torneo, porque hay una competencia que es individual y otra en la que representas al equipo de la Universidad en contra de otras universidades. El entrenador nos dijo que tenemos que jugar entre seis y siete torneos, que los voy a empezar a jugar más tarde porque tuve un problema en el pie y está bueno refrescar un poco la cabeza, sino estás todo el tiempo metido en eso», señaló.
Durante su estadía en Pico, dedica parte de su tiempo al descanso, y a estar con su familia y amigos, pero no se desenchufa del tenis, porque la competencia así lo exige y todas las semanas se mueve en el cemento de las canchas del Pampaban, a las órdenes de «Willy» Trueba, en jornadas que incluso suelen ser de doble turno.
A mediados de agosto volverá a Estados Unidos, a la Universidad de Louisiana Monroe, donde seguirá detrás de su sueño deportivo.