Un auto fuera de control embistió a un motociclista

GRAVE ACCIDENTE

Un Fiat Palio bordó conducido por un joven de 27 años, y acompañado por otro de 26, quedó metido en una casa, luego de atropellar por detrás a un hombre que circulaba en una Motomel, por la calle Stieben, justo frente al Megaestadio.
El motociclista, de 58 años, fue derivado rápidamente al quirófano del hospital Lucio Molas, porque sus dos piernas quedaron con serias heridas, mientras que los jóvenes tuvieron excoriaciones y fracturas, pero estaban fuera de peligro.
Según relataron personas que estuvieron presentes, el auto venía con exceso de velocidad por Stieben. En un momento dado, el vehículo ingresó a una zanja que está al costado de la calle, y fue cuando el conductor maniobró en sentido contrario. Esto produjo que perdiera el control, de modo que atravesó la calle por donde circulaba, en la misma dirección, la motocicleta a baja velocidad.
Aproximadamente a las 17.30 horas se produjo el siniestro en la esquina de Stieben y Sarmiento. Uno de los vecinos que vio la secuencia contó a este diario que la moto voló por los aires e impactó contra una columna, mientras que el hombre que conducía el rodado menor fue arrastrado por el vehículo unos diez metros, donde minutos después del hecho persistía un gran manchón de sangre en el barro.
Los guardarrailes que cubren ese sector por los reiterados incidentes viales que se producen, y que finalizan con los automóviles empotrados en las casas, no fueron suficientes para detener la embestida del Fiat Palio. El vehículo, cuyo asiento de acompañante estaba casi en su totalidad atravesado por la barra de metal, destrozó por completo el tapial de un hogar, la cucha de una mascota y la máquina de cortar el pasto, entre otras cosas.
Una niña de 11 años, que vive en esa casa, también fue derivada al hospital, luego de descompensarse al ver el estado en el que habían quedado las piernas del motociclista. En tanto, estuvieron presentes personal de la Seccional Segunda de Santa Rosa, Accidentología y Criminalística del Ministerio Público Fiscal.

Once vehículos incrustados.
Celestino Funes es uno de los siete integrantes de la familia que vive en esa casa, donde los vehículos suelen colisionar. Según denuncia el hombre, desde que viven allí han padecido once choques en su vivienda.
Previendo esta situación, contó que junto a su hijo habían hecho lomos de burro con tierra, en las esquinas, y en consecuencia ya no ocurrían más incidentes. Sin embargo, fueron removidos hace aproximadamente cuatro meses, y los problemas volvieron.
“Hace seis años que vivimos acá y en total fueron 15 accidentes viales que tuvimos, de los cuales 11 han impactado contra nuestra casa. Es la cuarta vez que el tapial es tirado, las palmeras que están a 40 metros fueron removidas cinco veces, y dos vehículos más que chocaron contra la planta, terminaron castigando a la casa”, detalló Funes, indignado y preocupado.
En primer lugar, la familia Funes había hecho unas lomos de burro, pero recibieron una denuncia anónima, por lo que reclamaron ante la municipalidad. De esta manera, personal de Vialidad las autorizó, pusieron señalización y los guardarrailes. Ahora, solo quedaron intactos los carteles de señalización.

“Reclamamos al intendente”.
El vecino dijo que “la motoniveladora de la municipalidad hizo desaparecer los lomos de burro y volvieron los accidentes”. Como si esto fuera poco, debido al impacto que ocurrió ayer por la tarde, ahora no tienen más guardarrailes, y consideran que están totalmente “desprotegidos”.
“Reclamamos al intendente que nos ponga las barreras de metal de nuevo, y que pongan definitivamente los lomos de burro, porque así no podemos estar. Tenemos hijos chicos, acá transita mucha gente, y los autos van a las chapas, volvieron las picadas y es un descontrol”, finalizó Celestino Funes, en diálogo con LA ARENA.