Un chofer tenía un pedido de captura por abuso sexual

CAMIONES DETENIDOS

(General Acha) – Uno de los camioneros implicados en la causa iniciada por las cartas de portes truchas, tenía pedido de detención por una declaración de rebeldía dispuesta hace tres años. La medida había sido ordenada por la Cámara en lo Criminal 1 de ese entonces, a raíz del procesamiento y prisión preventiva dictado en su contra por el delito de abuso sexual agravado.
Fuentes oficiales informaron a este diario que la situación fue advertida una vez que la fiscalía recibió el informe de antecedentes de los imputados en el marco de la pesquisa iniciada por la documentación apócrifa utilizada al momento de ser interceptados por la policía caminera de Padre Buodo y La Adela.
Desde la fiscalía se hicieron las comunicaciones de rigor ante el organismo judicial correspondiente, así que el camionero de 39 años fue detenido en Eduardo Castex, en un procedimiento del que tomó intervención personal de la Brigada de Investigaciones de la Policía de La Pampa. Por esa razón en la tarde de ayer se procuraba concretar su traslado hacia Santa Rosa.

Rebeldía.
El camionero tenía un pedido de rebeldía ordenado por la Cámara en lo Criminal 1 de La Pampa, por un procesamiento y prisión preventiva por el delito de abuso sexual agravado dictado el 10 de junio de 2013. Dos años más tarde, el 28 de julio, desde ese tribunal de alzada se puso en conocimiento a la Dirección del Registro Nacional de Reincidencia de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que el 27 de julio había ordenado la rebeldía del vecino de Eduardo Castex.
En función de eso el chofer del camión perteneciente a una empresa de esa localidad, circuló por diferentes rutas del país sin ningún tipo de problemas. Tres años después y por la investigación iniciada como consecuencia de las cartas de porte truchas, cayó preso y ahora se encuentra a disposición del tribunal competente.

Allanamientos.
La policía desplegó un importante procedimiento junto a personal de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), que consistieron en allanamientos llevados a cabo en las viviendas y propiedades de dos transportistas de Eduardo Castex, después que camiones de su propiedad fueran demorados en los puestos de La Adela y Padre Buodo con documentación que tendría “sellos truchos” de la Policía.
Uno tuvo lugar en la zona céntrica y la otra en el sector norte de ese pueblo. También se allanó el galpón de una de las empresas de transporte.
En los procedimientos participó personal de la AFIP, para inspeccionar información tributaria de los transportistas involucrados en estos procedimientos detectados en las rutas pampeanas.

La causa.
El viernes pasado, efectivos de los puestos camineros de La Adela y Padre Buodo secuestraron dos camiones, con sus respectivas cargas, debido a que los sellos pertenecientes a la Policía de La Pampa resultaban apócrifos. Ambos conductores fueron detenidos, y trasladados hacia dependencias del ministerio público fiscal de General Acha, donde prestaron declaración en carácter de imputados, y posteriormente recuperaron la libertad.
Los operativos de control efectuados por los uniformados se llevaron a cabo en la madrugada de ese mismo día. En el caso de Padre Buodo, aproximadamente a las 0.20 se observó el paso de un camión Mercedes Benz (dominio GMJ-248), que llevaba un semirremolque Metagro (AC376-R), pero ante el requerimiento de detención por parte de la policía, el chofer (36 años) se dio a la fuga. De todas formas fue interceptado a un kilómetro de distancia de la sede oficial.
Una vez allí se constató que la documentación que exhibió el camionero presentaba adulteraciones, toda vez que los sellos pertenecientes a la Policía de La Pampa (Puesto Caminero de Realicó), como del efectivo certificante resultaban apócrifos, ya que ni siquiera esa persona desempeña funciones en esa repartición.

La Adela.
Por otra parte pasadas las 2 la policía de La Adela detuvo el paso del camión Scania (dominio OYI 922), con semirremolque Ombú (PMY- 425), conducido por un vecino (50 años) de la localidad de Eduardo Castex. Al exhibir la carta de porte se verificó que los sellos de la Policía de La Pampa (Puesto Caminero Trebolares) y del oficial certificante, eran apócrifos.
Lo llamativo de los casos es que el nombre y apellido del oficial que certificaba la documentación eran iguales, aunque uno hacía referencia al puesto caminero de Realicó y el otro a Trebolares.